Reciben reconocimiento personal y alumnos de plantel Cobaed No. 15

Ubicado en la sierra de Durango

  • Felicita Director del Cobaed a docentes, administrativos y estudiantes por 31 años de servicio del plantel

San Dimas, Dgo.- El Colegio de Bachilleres del Estado, plantel San Miguel de Cruces, ubicado en la Sierra Madre Occidental, cumplió 31 años, por lo que el Director General, Bonifacio Herrera Rivera hizo entrega de reconocimientos por años de servicio a docentes y trabajadores administrativos, así como a estudiantes destacados.

A nombre del gobernador José Rosas Aispuro Torres, además felicitó a los jóvenes por seguir preparándose en este subsistema que ofrece servicio educativo a estudiantes residentes así como de otras poblaciones cercanas como Vencedores, San Antonio, Cuevecillas, Espadañal, Las Truchas y los Gavilanes, quienes viajan diariamente desde sus comunidades al plantel, para continuar con su educación.

Indicó que este espacio les permite a los estudiantes proyectarse a nivel licenciatura, con especialidades como Informática por competencias y Formación de empresarios y emprendedores, además de contar actualmente con un programa de seguimiento de egresados que permite tener datos alentadores acerca del rumbo en su formación a nivel profesional.

Algunas de las actividades de orden para-escolar que ofrece este centro educativo son: danza folklórica, rondalla, futbol, basquetbol, atletismo, las cuales afianzan la educación integral de los estudiantes, que es una de las grandes fortalezas del subsistema.

El titular del Cobaed, mencionó que la calidad educativa del subsistema es lo que identifica a la institución y hace que los padres de familia continúen considerando como la mejor opción, “Lo que nos hace fuertes a nivel institucional, es la manera en la que impartimos el servicio educativo, la calidad que imprimimos a lo que hacemos”, manifestó.

Por su parte, José Manuel García Amaya, director del Plantel, reconoció el interés que se ha mostrado por parte del Gobierno del Estado, así como la sensibilidad hacia las solicitudes y necesidades del personal y del propio centro educativo que han sido expuestas por los trabajadores y que en la medida de las posibilidades institucionales se están atendiendo con la finalidad de continuar con la prestación de un servicio adecuado centrado en el crecimiento académico y humano de los estudiantes.