Reconoce CCG riesgos de ser alcalde

Ante los hechos violentos sucedidos el pasado fin de semana en el estado de Morelos, en donde un grupo armado asesinó a la alcaldesa de Temixco, el presidente municipal Carlos Emilio Contreras Galindo reconoció que la figura del alcalde es de las más riesgosas de los funcionarios públicos, sin embargo indicó que en Durango se le ha ganado terreno a la inseguridad en ese aspecto.

Y es que después del asesinato de Gisela Mota, quien solo duró un día al frente de la presidencia municipal de Temixco, Morelos, la Asociación Nacional de Alcaldes publicó cifras que revelan que desde 2006 hasta la fecha han sido ultimados 74 munícipes, tanto electos como en funciones e incluso algunos que ya habían dejado el cargo administraciones anteriores o eran candidatos.

La misma asociación reveló que dentro de las entidades que tienen un índice más elevado de ejecuciones de presidentes municipales se encuentran Guerrero, Michoacán, Chihuahua y Durango, revelando que no hay distinción de partidos políticos o sexo, pues se han tenido tanto alcaldes como alcaldesas asesinadas, destacando la participación de grupos delictivos en estos actos.

Sin embargo para el edil duranguense no hay temor, pues si bien es cierto que es imposible negar que existe riesgo a la hora de encabezar una alcaldía, en el estado se ha tenido un importante avance en materia de seguridad, y en el aspecto de la seguridad de los presidentes municipales ésta ha mejorado mucho en comparación a años anteriores, donde la violencia azoló la entidad.

Contreras Galindo afirmó que los avances en la impartición de justicia y combate a los grupos delincuenciales que han encabezado los tres órdenes de gobierno han derivado a que Durango goce de un ambiente de tranquilidad desde hace años y que se refleja en un elevado número de turistas; “se ha perdido el miedo de visitar Durango, tenemos cada vez más turistas extranjeros”, puntualizó.

Detalló que los avances se han generado no solo para beneficio de los turistas sino también para los duranguenses, quienes pueden gozar de la vida nocturna sin preocupaciones; “hoy en día podemos ver a las personas después de las 12 de la noche con toda tranquilidad cuando hasta hace 5 año era impensable. No digo que no haya delitos, pero estos cada vez son menos”, finalizó.