Inicio > Noticias > Internacional > Referendo constitucional cubano, del playlist del No a las palomas mensajeras

Referendo constitucional cubano, del playlist del No a las palomas mensajeras


Yeny García

La Habana, 24 feb (EFE).- Una lista de canciones con la palabra “No” en el título, palomas mensajeras en las montañas y la consigna oficialista #YoVotoSí en autobuses, fachadas y hasta en los recibos de cajeros automáticos, están entre las estampas más llamativas que deja el referendo constitucional de este domingo en Cuba.

Desde “La margarita dijo no”, del español Alejandro Sanz; “(I can’t get no) Satisfaction”, de The Rolling Stones; “No” y “No creo”, ambas de la colombiana Shakira, hasta “Lo niego todo”, de Joaquín Sabina, el “playlist del 24 de febrero” invita a oponerse con sarcasmo a la reforma propuesta por el Gobierno.

Este es solo uno de los muchos “memes” que han circulado en las últimas semanas como respuesta a la intensa campaña oficial en favor del “Sí” a la nueva Carta Magna, que busca actualizar el texto vigente (1976) para incluir los cambios económicos y sociales de las últimas décadas en el país, sin modificar el sistema político.

Los autores de la lista musical aseguran con sorna que “no deberá interpretarse como propaganda directa, indirecta o subliminal que atente contra la imparcialidad de un proceso democrático, porque sus productores no son unos burócratas hipócritas y arribistas como quienes tan descaradamente han tratado de ofuscar a todo un pueblo”.

Esta una crítica directa a la agresiva estrategia estatal para lograr la aprobación del nuevo texto constitucional, en un país donde legalmente no están permitidas las campañas políticas.

La reciente activación del internet móvil en la isla ha sido el detonante de una inusitada actividad en las redes sociales de los cubanos “de dentro”, que han creado y compartido imágenes que se burlan de la rígida y repetitiva promoción del Gobierno a favor del “Sí”, sin dejar espacios para otras opciones.

El “Yo Voto Sí” ha sido una consigna constante en Twitter y Facebook, desde donde ha saltado a las fachadas de edificios, los recibos de papel de las transacciones en los cajeros automáticos y los paneles de los autobuses públicos donde se anuncia la ruta, algo que ha provocado burlas y más de un despiste a los pasajeros.

Poco después del mediodía, en la capital cubana la mayoría de sus 1,6 millones de electores ya habían pasado por las urnas. Solo la presencia de un número mayor de vehículos de Policía del acostumbrado rompe la monotonía de las calles casi desiertas, en lo que pudiera ser otro domingo caluroso de febrero en La Habana.

Más de ocho millones de cubanos residentes en la isla podrán ejercer este domingo su derecho al voto en unos comicios que funcionan con tranquilidad, según ha podido comprobar Efe en un recorrido por varios colegios electorales de La Habana.

A pesar de la aparente normalidad, varios opositores han denunciado incidentes a través de las redes sociales.

Algunos internautas cubanos han asegurado que al acudir a votar les negaron la posibilidad de emplear bolígrafos de tinta en lugar de lápices para marcar la casilla correspondiente en la boleta y llamaron a los cubanos a erigirse en “observadores” durante el recuento final para evitar fraudes.

El ubicado en la Terminal Nacional de Ómnibus (autobuses), a metros de la emblemática Plaza de la Revolución, es uno de los más de 190 “colegios especiales” donde los cubanos que están lejos de sus hogares pueden decidir si aceptan o no la nueva Carta Magna.

El santiaguero Joel Saumell fue uno de los más de 620 viajeros que votaron porque a su juicio “este es un día grande” y todos “deben cumplir su derecho ciudadano”, dijo a Efe.

Otros colegios parecidos están ubicados en aeropuertos y hospitales, aunque ninguno tan peculiar como el “colegio flotante” que surca las aguas del lago Hanabanilla, en medio de las montañas del centro de la isla.

Como ya se ha hecho costumbre en las elecciones de los últimos años, el barco “La Estrella” deja por un día de funcionar como taxi acuático para convertirse en el único colegio móvil cubano, que en lugar de esperar por los votantes, acerca las urnas a cada una de las casas esparcidas por las riberas de esa apartada área lacustre.

En las montañas del oriente cubano las autoridades electorales también tiran de la inventiva para comunicar los datos de asistencia y reservan para casos de contingencia el “apoyo aéreo” de decenas de palomas mensajeras, entrenadas por miembros de la Sociedad Colombófila de Cuba.

Con un entrenamiento y una logística que podría rivalizar con los cuervos y las de la lechuzas correo de las sagas de Juego de Tronos y Harry Potter, las palomas cubanas viajan en parejas con el mismo mensaje en cada una de sus patas, por si una de ellas sufre un accidente o se pierde.

“Sé que lo harán bien. Lo único que me preocupan son los gavilanes y otras aves de rapiña”, aseguró un joven criador de la provincia de Holguín (este). EFE