Inicio > Noticias > Internacional > Reforma fiscal del Gobierno paraguayo “viene de contramano”, según exministro

Reforma fiscal del Gobierno paraguayo “viene de contramano”, según exministro

Asunción, 7 jun (EFE).- La reforma tributaria defendida por el Gobierno paraguayo ante el Congreso para modernizar el sistema fiscal “viene de contramano”, en un momento de desaceleración de la economía, según comentó a Efe el exministro de Hacienda Manuel Ferreira.

Ferreira, analista y titular de esa cartera durante el Gobierno presidido por Federico Franco (2012-2013), consideró que el proyecto “viene un poco de contramano a lo que está ocurriendo hoy en la economía” local, cuyo crecimiento se ralentizará 8 décimas en 2019, hasta el 3,2 %, según estimó en mayo el Banco Central del Paraguay (BCP).

Para el exministro, el actual Ejecutivo de Mario Abdo Benítez, del Partido Colorado, debería centrarse en “una gestión de gasto (público) más acelerado que permita reactivar la economía”.

En concreto, critica que en una época de ralentización económica, la “discusión del incremento de la recaudación tributaria” supone “una complicación no necesaria”.

El ministro de Hacienda, Benigno López, presentó el pasado 29 de mayo ante el Parlamento el proyecto de reforma fiscal con cambios mínimos con respecto a la normativa vigente, que basa su recaudación en impuestos indirectos.

El proyecto de ley establece un Impuesto a la Renta Personal (IRP) por tramos, según los ingresos netos de cada persona, con un piso del 8 %, el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) se mantiene en un 10 % y en un 5 % si se trata de productos básicos de consumo o medicamentos.

Un 10 % también regirá como hasta ahora al Impuesto a la Renta Empresarial (IRE), resultado de la fusión entre el Impuesto a las Rentas de las Actividades Comerciales, Industriales o de Servicios (Iracis) y al Impuesto a las Rentas de las Actividades Agropecuarias (Iragro).

Ferreira, mucho más pesimista que el BCP al estimar que el Producto Interno Bruto de Paraguay solo crecerá un 2 % este año, dijo que el Gobierno “está todavía a tiempo de revisar su posición”, especialmente en el campo “monetario, donde hace falta dotar de un poco más de liquidez al sistema para que las cosas se empiecen a mover”.

En ese sentido, el BCP redujo este año en dos ocasiones, en febrero y marzo, los tipos de interés hasta situarlos en el 4,75 %, frente al 5,25 % en que estaban fijados anteriormente.

Según el ente, la rebaja trata de responder a la incertidumbre provocada por la crisis cambiaria que viven las economías de Argentina y Brasil, principales socios comerciales de Paraguay.

“Hay muchos problemas en el vecindario, sobre todo en Brasil y Argentina, que están con economías extremadamente complicadas sobre todo la argentina, que ha distorsionado muchísimo el tipo de cambio”, refirió Ferreira.

Agregó que la inestabilidad monetaria argentina afectó a los sectores comercial e industrial que, junto con una caída de los precios internacionales de la soja o la carne bovina, principales fuentes de ingreso de divisas de este país, por efecto de la guerra comercial entre EEUU y China.

Además de esos factores externos, la agricultura se vio dañada por otro fenómeno cíclico, la sequía de enero y febrero de este año, que precedió a la crecida del río Paraguay a lo largo de su curso, inundando grandes extensiones de haciendas ganaderas.

Respecto a la inversión en infraestructura, que Ferreira considera como incentivo para recuperar el crecimiento, señaló: “estamos viendo menor movimiento en obras públicas” en sintonía con otros analistas que cuestionan la baja ejecución presupuestaria de un gobierno que el 15 de agosto completará su primer año de gestión.

Sin embargo, el ministro de Hacienda destacó que la reforma tributaria estará acompañada de otras medidas paliativas como una previsión de fondos para obras viales, viviendas sociales, así como la refinanciación de deudas del sector agrícola.

La economía paraguaya, que ha mantenido una media de crecimiento del 4 % en la última década, ha visto mermadas sus perspectivas en los últimos meses y el último informe del Fondo Monetario Internacional rebajó en siete décimas su expectativa de expansión para este año, hasta el 3,5 %. EFE

%d bloggers like this: