Refuerzan seguridad en iglesias por robos

La delincuencia alcanza a toda la población, incluso a la Iglesia Católica, la cual durante 2017 registró varios robos en sus templos, principalmente en parroquias en las cabeceras de los municipios, por lo que en la actualidad la mayoría ya cuenta con sistemas de videovigilancia, aseguró el arzobispo de la Arquidiócesis de Durango, José Antonio Fernández Hurtado.

Indicó que el año pasado fueron víctimas de latrocinio varios templos y parroquias del estado, por lo que varios clérigos se vieron en la necesidad de colocar cámaras y reforzar puertas y barandales; “no fueron situaciones de gravedad, pero sí hubo sustracción de piezas y robo del diezmo. Una iglesia es como cualquier casa, hay que tomar medidas para protegerla”, aseveró.

El entrevistado ahondó que en lo que va del presente año ningún sacerdote le ha hecho saber de incidentes en el tema de los robos, sin embargo están al pendiente para informar sobre cualquier acontecimiento de este tipo; “actualmente es común que muchos clérigos ya hayan colocado cámaras en sus iglesias o reforzado las puertas, pero no hemos tenido incidencia”, dijo.

En cuanto a la situación que se vive en la Zona Sierra con la presencia de grupos delincuenciales que han agredido a maestros, médicos y personal que reparte apoyos asistenciales, el líder de la Arquidiócesis manifestó que no hay constancia de que los padres hayan sido víctimas de alguna agresión, aunque la indicación es a no involucrarse y limitarse a evangelizar.

Fernández Hurtado aprovechó para invitar a los aspirantes políticos a analizar a conciencia sus propuestas pues en el tema de la seguridad mucho es lo que se promete con tal de conseguir votos, pero consideró que no se debe aprovechar de la necesidad de la gente; “es como con la pobreza, hay mucho en el discurso, pero es necesario que exista en el compromiso”.