Registrados 40 mil embarazos adolescentes en un año

  • Estado se ubica en segundo lugar nacional en este temaembarazos

La directora del Instituto Municipal de la Juventud, Ana Karen Ávila Ceniceros, señaló que de marzo de 2015 a marzo de 2016 se registraron más de 40 mil embarazos de jóvenes y adolescentes en Durango, el cual pasó del sexto al segundo lugar nacional en este tema.

Destacó que dicha estadística se presenta a nivel estatal, sin embargo la gran mayoría de los casos se han registrado en el municipio de la capital, preferentemente en colonias de la periferia, de ahí la importancia de enfocar las acciones de prevención y planeación a estos sectores de la población, pues en ellos influyen factores tanto económicos como culturales.

La funcionaria mencionó que la principal causa de que estas cifras aumentaran se relaciona a la falla en la implementación de las políticas de información y cultura de la prevención de embarazos precoces, las cuales ahora deberán enfocarse a la población que habita colonias periféricas y el medio rural, pues en la estadística se comprueba que ahí también existe el problema.

Para ello el Ayuntamiento, a través del Instituto, desarrollará diversos programas en centros educativos de nivel preparatoria, ya que el sector de la población que creció más en esta estadística es el que se encuentra entre los 17 y 19 años; “ya bajamos un recurso para ampliar la cobertura de bebés y panzas virtuales así como generar más pláticas de prevención en escuelas”, puntualizó.

Ávila Ceniceros resaltó que otro dato que llama la atención es el rango de edad de las parejas, pues mientras algunas de las féminas son apenas adolescentes de 12 y 13 años de edad sus novios llegan a tener 20 y 22 años e incluso 25, por lo que es necesario que con los esfuerzos que realice la autoridad exista también una gran participación de los padres de estas mujeres.

Recordó que un embarazo a temprana edad condiciona la vida que tendrá una mujer al ser factor preponderante de deserción escolar, así como de encarecimiento de los ingresos familiares e incluso deriva en problemas de salud, ya que muchas mujeres no han terminado al cien por ciento su desarrollo cuando se embarazan y pueden sufrir de desnutrición y osteoporosis.