Reportan 5 heridos tras ataque policial en mayor universidad de Nicaragua

Managua, 13 jul (EFE).- Al menos cinco estudiantes que se encontraban atrincherados desde mayo en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) resultaron heridos hoy tras un ataque armado de fuerzas de seguridad y parapoliciales para desalojarlos de ese recinto, informaron sus dirigentes.

Los heridos son atendidos en la parroquia Divina Misericordia, cerca del recinto de la UNAN-Managua, donde lograron evacuar a cientos de estudiantes, de acuerdo con la información.

Los estudiantes explicaron que fueron atacados de manera sorpresiva por las “fuerzas combinadas” del Gobierno mientras el presidente Daniel Ortega celebraba una fiesta sandinista con agentes de la Policía en la ciudad de Masaya (sureste).

Al igual que en diferentes ciudades de Nicaragua, las “fuerzas combinadas”, compuestas por policías, antimotines, parapolicías, paramilitares y grupos oficialistas, atacaron con armas de guerra la sede principal de la UNAN-Managua, en el sur de la ciudad, denunciaron los estudiantes.

“Los estudiantes de la UNAN #Nicaragua habían abierto una discusión días atrás para una desocupación espontánea y pacífica. La respuesta que reciben: un ataque inadmisible. Se debe cesar fuego y permitir la entrada de la Comisión de Verificación y Seguridad”, escribió el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao, en Twitter.

Según Abrao, dentro de la parroquia Divina Misericordia se encuentran tres personas con serias fracturas, acompañados de sacerdotes, y que están esperando, con ambulancias, que se autorice la entrada donde están atrapados heridos y periodistas, “pero siguen los disparos que impiden la entrada”.

El Gobierno había advertido con anterioridad que las clases deberían ser restablecidas en la UNAN-Managua.

Los estudiantes, que fueron expulsados de la universidad, utilizaban el campus como refugio de jóvenes manifestantes que temían represalias de las autoridades por protestar contra Ortega.

El cardenal Leopoldo Brenes condenó y repudió “los violentos ataques a los estudiantes de la UNAN-Managua por parte de policías y paramilitares, quienes han causado muchos heridos”.

“Quisiera invitar a las autoridades a evitar toda confrontación que lleve más sangre, más muertes de nicaragüenses”, dijo el cardenal, quien se refirió nuevamente de forma directa a Ortega, a la vicepresidenta y esposa de este, Rosario Murillo, y al segundo jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz.

Los obispos Silvio Báez y Rolando Álvarez se sumaron a la petición, pese a lo cual las “fuerzas combinadas” rodearon la universidad para impedir que los estudiantes fueran rescatados y luego incendiaron algunos edificios dentro del campus, según dijeron los alumnos, que mostraron videos de celulares.

Las autoridades de la UNAN-Managua responsabilizaron a los estudiantes atrincherados de ese incendio.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han responsabilizado al Gobierno de Ortega de graves violaciones de los derechos humanos, que se han cobrado al menos 351 vidas, según organismos humanitarios locales.

Las protestas contra Ortega y Murillo se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario con acusaciones de abuso y corrupción. EFE