Repunta la violencia en Cisjordania con dos israelíes muertos en un ataque

Agencia EFE

Ana Cárdenes

Jerusalén, 7 oct (EFE).- La violencia repuntó de nuevo hoy en el territorio ocupado de Cisjordania, cuando un palestino empleado en el Área Industrial de Barkan acudió a su empresa con un arma automática con la que mató a dos israelíes e hirió de gravedad a un tercero.

“De la evaluación de la situación del Ejército se concluye que ha sido un ataque terrorista”, dijo a un grupo de periodistas el portavoz militar, teniente coronel Yonathan Conricus, que detalló que las víctimas mortales son un hombre y una mujer que trabajaban en esa zona industrial, cuyos detalles en un primer momento no desveló porque aún no se había informado a las familias.

Los medios identificaron más tarde a la mujer como Kim Levengrond Yehezkel, de 28 años, casada, con dos hijos y residente en la localidad de Rosh Haayin, y al varón como Ziv Hajbi, de 35 años, con tres hijos y residente de Rishon Lezion, al sur de Tel Aviv.

La herida es una mujer de 54 años, que sufrió un disparo en el estómago y se encuentra grave y hospitalizada en el centro Beillinson (en Petak Tikva), aunque estable y fuera de peligro.

El Ejército israelí ha asegurado que conoce la identidad del atacante, pero solo ha desvelado que tiene 23 años y que es residente del pueblo de Shweika, cerca de la ciudad cisjordana de Tulkarem, donde se lleva a cabo una operación de búsqueda y captura.

“El terrorista tenía un permiso de trabajo y estaba activamente trabajando en la zona, aunque hacía días que faltaba al trabajo”, dijo Conricus, que aparentemente desmintió las informaciones publicadas en algunos medios que indicaban que había sido despedido hace meses.

El portavoz, sin embargo, admitió que el ataque pudo no ser “únicamente con motivos terroristas” y obedecer también a otras razones y explicó que “todavía no se sabe si el terrorista fue específicamente” a por las víctimas, empleados todos ellos al igual que él en el Grupo Alón, que fabrica sistemas para tratamiento de desechos.

El Ejército considera que la información que tienen por el momento apunta a que, aunque hubiese motivos adicionales, el móvil del ataque fue lo que se denomina “nacionalista”, enmarcado en el conflicto entre palestinos e israelíes.

Según el digital Ynet, el atacante trabajaba desde hacía siete meses en Alón y su permiso de trabajo iba a caducar el próximo mes.

Este medio asegura que la fallecida fue hallada esposada en el suelo, mientras que la mujer herida era una empleada que trabajaba en un despacho cercano y se acercó tras oír el ruido de disparos, momento en el que el atacante la disparó también, ante lo que ella se escondió bajo de una mesa.

“El Ejército y las fuerzas de seguridad están llevando a cabo una búsqueda para capturar al terrorista. Cogerle es solo cuestión de tiempo”, advirtió el ministro israelí de Defensa, Avigdor Lieberman.

Aunque los movimientos islamistas palestinos Hamás y Yihad Islámica y otros grupos armados en Gaza han felicitado lo que denominan la “operación” en Barkán, el Ejército israelí cree que se trata del “ataque de un lobo solitario”, que no ha tenido el apoyo de ninguna organización.

Hamás señaló en un comunicado que “bendice la heroica operación que mató a dos israelíes”, que considera “una evidencia del fracaso de todos los intentos para desarraigar la determinación del pueblo de resistir a la ocupación”, mientras que la Yihad Islámica señaló que el ataque “es una respuesta natural a todos los crímenes sionistas cometidos contra nuestro pueblo”.

La televisión estatal Kan identificó al sospechoso como Ashraf Neloah, de 23 años, una información que no ha sido confirmada por fuentes oficiales.

Conricus resaltó que el área industrial de Barkan “es uno de los pocos ejemplos de coexistencia, en el que trabajan unos 3.300 palestinos e igual número de israelíes” y advirtió que ahora tendrán que “revisarse la situación y ver qué hay que hacer para que no se repita en el futuro”.

En ese sentido se expresó también el presidente israelí, Reuvén Rivlin, que se mostró “sorprendido y entristecido por el terrible ataque terrorista” y denunció que este “no es solo un ataque contra gente inocente que hace su vida diaria, sino también un ataque contra la posibilidad de que los israelíes y los palestinos coexistan pacíficamente”. EFE