sábado, septiembre 19, 2020
Inicio > Columnas > La otra dimensión > Reset global de la sociedad postcoronavirus

Reset global de la sociedad postcoronavirus

“Una visión de una transformación acelerada”

“Los seres humanos hemos sido sometidos a la prueba más dura que llegamos a pensar que enfrentaríamos, nos ha transformado nuestra vida cotidiana, ahora deberíamos empezar a construir los escenarios que nos permitan ser mejores para lo cual necesitamos liderazgos y visiones prospectivas” Francisco Solís

El coronavirus llego para darnos una estocada en la salud, la economía,, la educación, lo social y lo político, obligándonos a analizarnos como seres humanos en nuestras conductas, nuestras creencias, nuestras acciones, y medir nuestra resiliencia. Ademas de “zarandear” nuestra soberbia y ego al obligarnos a reconocer nuestra fragilidad y recordar que solo tenemos seguros el nacer, crecer y morir.

Es también esencial decir que nos vino a recordar lo importante que es lo espiritual y que deberíamos apegarnos más a esa dimensión como elemento clave de sobrevivencia.

Hoy queda de manifiesto la necesidad de la unidad entre gobierno y sociedad para enfrentar las crisis, como la que estamos viviendo, la necesidad de gestionar adecuadamente las crisis, de gestionar nuestras emociones, de asesorar y apoyar  a todos los segmentos poblacionales que tienen necesidad y se expresan socialmente en forma diferente.

Nadie llegó a pensar que un ente de dimensiones microscópicas llegara a poner de rodillas a los gigantes de nuestro planeta, como Rusia, EU, China, Japón, etc. Pero sin embargo, ahora  tenemos frente a nosotros al responsable de los estragos que estamos viviendo.

Es cierto que hay que reconocer as 6 etapas que señala la Dra. en Psiquiatría Kübler-Ross, por las que atravesamos:

  • Algo que parecía muy lejano apareció en muy poco tiempo alrededor de todo el mundo, fue vertiginosa su diseminación, causándonos un shock inicial.
  • Negación. Pensar que no es cierto lo que ocurre, y de hecho hoy seguimos escuchando y observando a gente que aún sigue negando la existencia del virus, a pesar de los estragos que está ocasionando en miles y millones de personas en el mundo.
  • Molestia por algo que no creíamos que ocurriera y que por supuesto jamás nos llegamos a prepararnos causando además de la incertidumbre, el enfado.
  • Ver como seres querido, o cercanos, además de gente reconocida han fallecido, o se han enfermado de forma grave,
  • Que se origina por el temor de que nos pase algo a nosotros a nuestros seres queridos, o bien al darnos cuenta de que nos afecta nuestra parte económica, y por lo tanto nos pone en más riesgo.
  • Aceptación. Finalmente asumimos que ha llegado una nueva realidad y que a partir de esta tenemos que volver a construir todo lo necesario para vivir en sociedad: lo familiar, lo laboral, lo económico la educación, etc.

            Y en este último punto donde debemos RECONOCER que hay un RESET GLOBAL DE SOCIEDAD POSTCORONAVIRUS,  y que necesitamos de una visión de alto nivel y gran profundidad, de nuevas alianzas de una nueva educación, nuevas interacciones laborales, de una economía más social, de nuevas herramientas de vida para alcanzar la evolución y desarrollo del ser humano.

Pero es incuestionable que para lograr lo anterior se requiere de liderazgo, capacidad técnica, visión prospectiva, para empezar a construir los escenarios que deseamos. Hoy más que nunca se requieren gobernantes estadistas, la política debe reinventarse, la sociedad YA NO TOLERA las ocurrencias y el pésimo manejo de los estados y los países.

Son necesarios competencias pertinentes y adecuadas para responder a las expectativas nuevas de la sociedad, además del liderazgo una visión prospectiva, la inteligencia emocional para empatizar y motivar a los diferentes segmentos de la sociedad.

LA SALUD necesita de un Re-enfoque que abarque desde el autocuidado que nos responsabiliza a cada ser humano, hasta la capacidad de construir un sistema que sea eficiente y de calidad, que de alta prioridad a los programas de promoción y prevención de la salud que una lo privado y lo público, que hay que decir que en esta pandemia en México prácticamente paso desapercibido.

Hay que recuperar y utilizar herramientas de salud que permitan alcanzar este objetivo. Es decir este aprendizaje nos ha señalado el cómo deberíamos de trabajar en el área de la salud, por lo que debemos aprender y modificar el rumbo que teníamos antes de la pandemia. Quizás no quieran verlo lo gobernantes, pero un sistema de salud necesita gente preparada en sistemas de salud, necesita médicos clínico suficientes de alto nivel, médicos suficientes de primer nivel de atención o atención primaria, y urgen otras figuras en el campo de la salud que nos permitan tener un mayor arsenal diagnóstico, preventivo y terapéutico.

En LA EDUCACION, deben realizarse los procesos necesarios para un modelo híbrido: presencial y virtual que cohabitaron de ahora en adelante, pero deben diseñarse estrategias que disminuyan la brecha del acceso a las tecnologías para realizar la parte virtual de la educación con calidad y equidad.

Los docentes deben replantearse la actualización acelerada para lograr generar las competencias de sus alumnos en esta nueva dinámica, para lograr los avances del proceso enseñanza-aprendizaje en los nuevos planteamientos que ahora exige la educación.

Los directivos deben mejorar sus habilidades para dirigir eficazmente y con calidad sus instituciones, bajo este nuevo modelo que surge en, y después de la pandemia.

Hay que reconocer que se avanzaron de una manera tan rápida 20 o 30 años, ya que el empuje de lo tecnológico venía demandando cada vez con más fuerza el cambio de las instituciones educativas. Ahora el reto es en este momento aterrizar las plataformas virtuales con docentes, directivos, alumnos y padres de familia debidamente capacitados en este nuevo esquema.

En LO ECONÓMICO, quedó en claro que nada es más valioso que la salud, pero es también imprescindible lograr alcanzar mayor igualdad entre todos los países del mundo y que es necesario preparar planes y programas que ayuden a los empresarios a sostenerse en tiempos de crisis y que deben ser los gobiernos los que propongan alianzas entre gobierno y empresas, con reglas claras que eviten la corrupción o la política del amiguismo que entorpece las buenas intenciones de ayudar a quienes realmente lo necesitan. Es cierto que la economía  a nivel mundial sufrió una caída estrepitosa, pero eso da margen a que se reinventen y mejoren las relaciones comerciales. Ahora veremos avances en las relaciones laborales, donde trabajar desde el hogar será una de las grandes estrategias y que algunas empresas lograron hacerlo y obtener resultados excelentes, sin embargo habrá que no olvidar la necesidad por la esencia del ser humano de las relaciones entre los seres humanos.

Esta coyuntura  va a transformar definitivamente la economía y los negocios en el mundo. Así como la peste negra acabó con la ruta de la seda, el covid-19 conducirá a grandes cambios. Uno de los primeros será en el área logística: las compañías buscarán más redundancia en sus cadenas y operaciones globales, con más inventarios y sin la presión del just in time. Además, se acelerarán procesos de transformación empresarial que impulsarán al sector productivo a buscar nuevos escenarios de competencia en la innovación y en el desarrollo tecnológico.

Numerosas empresas probablemente no podrán llegar a ese punto. Pero las que sí lo hagan deberán ajustarse rápidamente a las necesidades de los mercados. Ya lo hicieron, por ejemplo, algunas empresas que de otro giro de negocios, pasaron a producir mascarillas.

También habrá que incorporar rápidamente nuevas tecnologías y abrazar conceptos que parecían lejanos, pero que serán claves en el desarrollo empresarial, como el big data o la inteligencia artificial. Esto también impactará positivamente su productividad, uno de los grandes temas pendientes de muchos países.  “Esta es una oportunidad para eliminar lo improductivo”

Algunos de los sectores como el turismo, tendrán una parada súbita y tardarán meses o años en recuperarse, será un crecimiento paulatino

También deberán crearse instrumentos para desarrollar el campo. Y afianzar la capacidad de innovación entre la universidad, el sector empresarial y el Estado. La fabricación de respiradores demostró que con un objetivo claro es posible producir resultados de corto plazo.

Veremos además un gran desarrollo  del comercio electrónico que jugará un papel clave en el proceso de recomponer la globalización, con proveedores más cercanos y mayores inventarios.

Después de la crisis habrá un Estado diferente que deberá salir a salvar muchas empresas no sólo con créditos sino incluso con capital, ya que en este momento estamos observando que las tareas del Gobierno se enfocan en evitar que el sistema de salud colapse al buscar aplanar la curva de contagios; atender las necesidades básicas de las poblaciones más vulnerables; tratar en lo posible de preservar el aparato productivo y los empleos y producir el menor impacto fiscal.

El coronavirus dejó en evidencia la vulnerabilidad de muchos países en muchos frentes. En el laboral, por la ausencia de reservas sociales para atender y cubrir la población cesante y con una altísima informalidad. En lo social, por una población vulnerable que puede caer de nuevo en la pobreza y otra que ni siquiera está en la mira del Gobierno.

En LO SOCIAL destaca la parte psicológica, que dejara daños en muchos seres humanos, donde la suma del miedo, las dificultades económicas, el aislamiento social, la convivencia prolongada y en espacios reducidos de las familias están generando trastornos psicológicos, como ansiedad, depresión, psicosis, etc.

El covid-19 ha transformado la manera en la que vivimos. Tras el confinamiento, la forma en la que nos relacionaremos cambiará también de manera drástica. En muchos casos, la enfermedad ha impactado de forma directa a personas cercanas, lo que se traducirá en una prevalencia mayor de los problemas relacionados con la salud mental.

Es pues evidente que la pandemia dejara una “huella psicológica” que tendremos que trabajar, y  en las empresas, las instituciones gubernamentales, las escuelas, etc. deberán instalar programas de relajación, meditación, etc. para socializar herramientas que ayuden a disminuir los estragos que estará dejando la pandemia

 Hay que entender que los tiempos cambiaron, que debemos como seres humanos debemos adaptarnos, y desarrollar nuestra resiliencia como factor clave para salir lo mejor posible de esta pandemia. Necesitaremos liderazgo, visión prospectiva, trabajo en equipo, inteligencia emocional, entre otros, como elementos claves para avanzar más rápido en la recuperación postcovid. Hay que iniciar una nueva etapa en este RESET GLOBAL DE LA SOCIEDAD adaptarnos y seguir viviendo de la mejor manera posible. ¡Hasta la próxima semana!

%d bloggers like this: