Residentes de comunidades fronterizas de EE.UU. amplían vigilancia de retenes

retenes-fronterizos-USATucson (EE.UU.), 4 feb (EFE).- Grupos de residentes de comunidades fronterizas de Arizona (EE.UU.) han expandido sus operativos de vigilancia de efectivos de la Patrulla Fronteriza en retenes de ese estado, con la inclusión de un nuevo puerto de entrada ubicado cerca de la frontera con México, sobre la carretera interestatal 286.


Miembros del grupo Gente Ayudando Gente (PHP) se presentaron hoy por primera vez en el retén ubicado sobre esta carretera, a 26 millas (41,8 kilómetros) al norte de la frontera con México, “para documentar” posibles violaciones de derechos civiles, situaciones de abuso de poder y prácticas de perfil racial.

“Estamos expandiendo nuestras operaciones, porque nuestras comunidades diariamente se ven afectadas por estos operativos”, dijo a Efe Leesa Jacobson, cofundadora del grupo, el cual desde enero de 2014 vigila las operaciones de los agentes de la Patrulla Fronteriza en el retén ubicado a las afueras de la comunidad de Arivaca.

Los participantes del operativo civil llegaron hoy al reten de la interestatal con cámaras fotográficas, teléfonos celulares y libretas en las que llevan un control minucioso del número de autos pasan por el reten, y si que estos son enviados a una segunda inspección y por cuánto tiempo son detenidos.

Con base en sus observaciones en el reten de Arivaca, este grupo dio a conocer a fines de 2014 que los residentes latinos tienen un 26 por ciento más de probabilidades de identificarse y comprobar su estatus migratorio en un reten de la Patrulla Fronteriza que una persona de origen anglosajón.

“Tenemos que pasar con nuestro pasaporte en la mano, porque sé que tan pronto vean el color de mi piel van a cuestionar mi ciudadanía”, dijo a Efe Miguel González, un residente de la región que por razones de trabajo debe cruzar con regularidad este puesto de control.

“Es como si sospecharan que todos traemos drogas, que todos somos traficantes”, puntualizó González.

Ante la vigilancia de los efectivos federales, los voluntarios tratan de observar lo mejor posible y, si es el caso, recoger el testimonio de conductores que sientan que sus derechos civiles fueron quebrantados o que fueron víctimas de perfil racial.

Los residentes de esas comunidades se han quejado que los retenes de la Patrulla Fronteriza afectan la actividad comercial de la región y actividades cotidianas como llevar a los niños a la escuela, ir de compras, al médico o simplemente salir de paseo con sus familias.

En declaraciones enviadas a Efe, la agencia federal reiteró la importancia que tiene los retenes para la seguridad fronteriza, a los cuales calificó de una “segunda línea de defensa”.

La agencia federal asegura que gracias a estas revisiones se han detectado cargamentos de droga, e inclusive se han salvado las vidas de indocumentados transportados por traficantes de personas en maleteros de automóviles.

El grupo de voluntarios de PHP asegura que en los retenes solo se registra el 0,67 por ciento del total de detenciones de inmigrantes en el Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza.

“Nuestras quejas sobre el trato que recibimos en los retenes siempre han sido ignoradas, por eso ahora seremos nosotros mismos quienes haremos responsables a la Patrulla Fronteriza de sus acciones”, dijo a Efe Eva Lewis, una de los voluntarios de la campaña.

El grupo planea vigilar nuevamente este reten el próximo sábado. (1)EFE