Retroceso reforma laboral que se pretende implementar: FSSDH

José Escobar, miembro del Frente Social y Sindical de los Derechos Humanos (FSSDH), manifestó que diversos grupos alzarán la voz en contra de la iniciativa a la Reforma Laboral, pues es un retroceso que viola completamente los derechos de los trabajadores, con lo que se busca eliminar las jubilaciones y los sindicatos.

Dijo que èsta reforma es de las más agresivas en contra de los trabajadores, pues la contratación por temporales, por hora, provoca 3 efectos inmediatos,  la tendencia a desaparecer tanto la seguridad social, el desaparecer las  jubilaciones y que el obrero no tenga manera de defenderse pues no se tomará en cuenta la antigüedad laboral.

El que se haya trabajado tanto tiempo por defender los derechos laborales de las personas, expresó que al dar paso a esa reforma, se daría un retroceso como de 300 años en el ámbito laboral.

Al hacer subcontrataciònes dijo que los sindicatos van a desaparecer, pues no será necesario que se tenga relación con algún sindicato, sino directamente con el trabajador. “El gran problema de esto es que quienes se estarán favoreciendo son las empresas trasnacionales”, expresó.

Advirtió que contrariamente quienes impulsaron esta iniciativa son integrantes de la CTM y la CROC, por lo que se harán fuertes manifestaciones para parar la situación, pues asegura que la quieren sacar a como dé lugar.

Como parte del frente y en coordinación con otras organizaciones plantean al gobierno que asuma su tarea de regular a la sociedad en lo jurídico y laboral. Pero dijo que los diputados y senadores son traidores pues siempre han entregado los recursos al extranjero.

Explicó que el peso se ha devaluado notablemente porque antes se compraban muchas cosas con 100 pesos, pero ahora no alcanza, además de que los insumos están aumentando, lo que hace más difícil la economía de las familias.

La situación que se denunció por la sociedad de exigir que se venda el gas por cierta cantidad y no por tanque completo, dijo que no es un capricho, sino una necesidad porque ya no alcanza para poder comprar a las camionetas de las gaseras.