Reunión regional de seguridad en Indonesia abordará la crisis de Marawi

Yakarta, 28 jul (EFE).- La ocupación parcial de la ciudad filipina de Marawi por seguidores del grupo yihadista Estado Islámico (EI) será uno de los asuntos principales que representantes de Australia, Brunei, Filipinas, Indonesia, Malasia y Nueva Zelanda mantendrán este fin de semana en territorio indonesio.

“El Estado Islámico ha declarado su intención de establecer un califato-estado regional y la situación actual en el sur de Filipinas es muy preocupante”, dijo el fiscal general de Australia, George Brandis, en un comunicado.

Brandis indicó que la situación en Marawi es la razón principal de que su país participe en la citada reunión, que se celebrará en Manado, capital de la provincia indonesia de Célebes del Norte.

Por su parte el ministro indonesio de Coordinación de Asuntos Políticos, Legales y de Seguridad, Wiranto, señaló que Marawi formará parte “inseparable” de la conversaciones de este fin de semana.

“Solicitamos durante la reunión con nuestro homólogo filipino una explicación más detallada del desarrollo de actos terroristas e intentos de establecer una nueva base del EI en el sur de Filipinas”, indicó Wiranto, que como muchos indonesios utiliza un solo nombre.

La cita en Manado reunirá a representantes ministeriales y altos cargos relacionados con la seguridad nacional de los países asistentes, y tendrá lugar cerca de una de las rutas marinas entre Indonesia y Filipinas que usan los terroristas y los yihadistas.

El conflicto de Marawi lleva 630 muertos desde que combatientes del grupo Maute, apoyados por yihadistas locales y extranjeros, entraron en esa ciudad de la isla de Mindanao el 23 de mayo pasado.

Los agresores, reducidos a unos cientos, mantienen aún el control de dos barriadas y media, según informó hoy el Ejército filipino, que no ofreció una fecha para liberar la ciudad.

La semana pasada el Instituto de Análisis de Políticas en Conflicto, con sede en Yakarta, alertó del creciente riesgo de ataques yihadistas en otras ciudades de Filipinas, así como en Indonesia y Malasia. EFE