Rosalba Robles Alvarado y Santiago Soto Aros celebraron 50 años de casados

Renovando sus votos matrimoniales después de haberse jurado amor eterno hace cincuenta años, Rosalba Robles Alvarado y Santiago Soto Aros reafirmaron  su amor con sus “Bodas de Oro”, durante una  familiar misa de acción de gracias la cual se llevó a cabo en el Templo de Fátima, en donde  fueron felicitados por sus familiares y grandes amistades los cuales se dieron cita para ser testigos de este hermoso acto de amor.

La feliz pareja llegó acompañada de sus hijos Telma, Cinthya, Rosalba, Janeth y Fred Soto Robles, los cuales ocuparon las primeras bancas del santo recinto y los cuales elevaron sus plegarias a Dios, por permitirles celebrar al lado de sus queridos padres esta importante fecha en sus vidas.

Durante la misa el sacerdote celebrante les dedicó un bello mensaje a la feliz pareja, en donde les dejó en claro que se tienen que seguir amando como desde el primer día en que decidieron estar juntos, además los felicitó por  este gran amor que han sabido llevar por más de  50 años y espera que sean muchos más años  llenos de felicidad y mucho amor.

Al finalizar la ceremonia religiosa la feliz pareja partió con rumbo  al elegante salón de eventos “Mondan”, en donde se efectuó una elegante recepción en su honor y  hasta donde se dieron cita familiares y amigos para celebrar el haber llegado a sus 50 años de feliz matrimonio.

El lugar se decoró con elegantes mesas vestidas con hermosos arreglos con flores blancas, velas y otros detalles alusivos a la celebración en la cual todos los presentes degustaron de un exquisito banquete así como una gran variedad de refrescantes bebidas las cuales se prepararon especialmente para esta gran  ocasión.

Entre los presentes también se encontraban sus nietos los cuales no dejaron pasar la oportunidad de desearles lo mejor y agradecieron a sus abuelos por todo el amor y tiempo incondicional que siempre les han brindado.

Los novios recibieron innumerables felicitaciones por parte de otros familiares y amigos más cercanos  quienes  les demostraron su respeto, cariño y admiración por estos 50 años de estar juntos a pesar de las altas y bajas que se presentan en su vida diaria.

¡Enhorabuena!