Ryan permitirá voto sobre inmigración en estrategia consensuada con Trump

Washington, 13 jun (EFE).- El jefe de la Cámara baja de EE.UU., el republicano Paul Ryan, informó hoy que acordó con el presidente Donald Trump votar la próxima semana iniciativas sobre inmigración para frenar una alianza de moderados de su partido y demócratas que buscan forzar el debate sobre los jóvenes indocumentados.

Según medios de comunicación de EE.UU., Ryan avanzó que la Cámara Baja acogerá el voto sobre dos propuestas con el objetivo de frenar el intento de la oposición de forzar el debate sobre una solución para los jóvenes inmigrantes indocumentados.

“Hemos estado trabajando mano a mano con la Administración en esto”, relató Ryan a los periodistas.

Estas declaraciones llegan después de que este martes los demócratas se quedaran a tan solo dos apoyos de poder abrir un debate sobre varios proyectos migratorios, entre ellos la llamada Ley del Sueño, con la que pretenden legalizar la situación de los jóvenes indocumentados, algo que el Partido Republicano rechaza.

Para evitar que los demócratas lograran esos dos votos, Ryan anunció la votación de dos iniciativas alternativas a la Ley del Sueño la próxima semana: Una, más conservadora respaldada por Trump, y otra más moderada que aún está redactándose, según medios locales.

La regulación más conservadora puede recoger una vía hacia la residencia permanente para los jóvenes indocumentados, mientras que la más moderada ofrecerá ese estatus y una fórmula para acceder a la ciudadanía.

La estrategia del aparato republicano se enmarca en un contexto de meses de negociaciones y propuestas de ambos partidos en materia migratoria, con especial énfasis en la seguridad fronteriza y una solución para los jóvenes indocumentados.

Los “soñadores”, como se conoce a los jóvenes migrantes que llegaron al país como niños, están aún protegidos bajo la Acción Diferida (DACA), un programa aprobado por el Gobierno de Barack Obama en 2012 y que fue cancelado por Trump en septiembre cuando amparaba a 690.000 personas. EFE