Saeta

Cuando llega uno a los setenta años de edad, ya no sabe uno si los pájaros se están quedando mudos o uno sordo.

Artículos relacionados

Artículos relacionados