Saeta

Los Generales de Durango tienen la pólvora mojada