Saeta

Aunque la traición aplace, el traidor se aborrece. Mediante este refrán don Quijote ilustra que  el traidor no agrada a nadie; no al que traiciona, como tampoco al que se sirve de su traición, porque mañana lo puede traicionar a él.- Vale.