Inicio > Columnas > Saeta

Saeta

Mi padre en la Revolución Mexicana y como Gobernador de Durango no necesitó de juglares y escribas a su servicio.