Saeta

Me atrevo a creer que todo el mundo, donde quiera que se encuentre, ha de poder confiar en tres comidas al día para el cuerpo, educación y cultura para la mente, y dignidad, igualdad y libertad para su espíritu. Todavía está lejos el sueño de Luther King.