Inicio > Columnas > Saeta

Saeta

Allá por los años cincuenta y sesenta, cuando los garrotazos de los granaderos eran durísimos en la cabeza de los manifestantes de la Ciudad de México, se decía y con sobrada razón que la santa protectora de los granaderos era la Santa Madriza

%d bloggers like this: