Saeta

Iván El Terrible murió cuando se disponía a jugar una partida de ajedrez. Antes de hacer el primer movimiento sus dedos temblaron, la vista se le nubló y cayó muerto sobre el tablero, lo que de ninguna manera quiere decir que no hay que jugar ajedrez.