Saeta

Mi padre era más civil que militar, no obstante cuando había necesidad imponer su voluntad en el hogar o en alguna situación de carácter político volvía a su vocación de mando: “quien manda, manda, y si se equivoca vuelve a mandar.”