miércoles, abril 21, 2021
Inicio > Columnas > Saeta

Saeta

Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, me recuerda con nostalgia el burro que mi padre me tenía en las caballerizas de la casa de “La Campana”, en mi infancia adorada. No sé en qué lugar quedaron sus huesos, pero él está vivo en mi memoria y su retrato en el interior de una de mis lágrimas