Inicio > Columnas > Saeta

Saeta

Trump está urgido de un buen exorcista y de un buen cirujano plástico, que le quite la cara de iguana que tiene.