Saeta

El dios romano Jano tiene dos caras, pero no como símbolo de hipocresía, que tanto abunda en el mundo, sino para mirar simultáneamente el pasado y el futuro