jueves, septiembre 16, 2021
Inicio > Columnas > Saeta

Saeta

Los días de mi infancia eran dilatados y esplendorosos. Los de mi vejez son breves y quejosos.

A %d blogueros les gusta esto: