Saeta

Al igual que José Enrique Rodó, por entre la locura razonable de don Quijote alcanzo a ver su sublime cordura.

Artículos relacionados

Artículos relacionados