Salva Kiir se propone como mediador para resolver el conflicto en Sudán

Salva-KiirJartum, 3 ene (EFE).- El presidente sursudanés, Salva Kiir, se ha propuesto como mediador entre el Gobierno de Jartum y los rebeldes de la región de Darfur del Movimiento Popular de Liberación de Sudán-Sector Norte, anunció hoy el ministro sursudanés de Asuntos Exteriores, Barnaba Benjamin.

El anuncio fue realizado hoy durante un encuentro entre Benjamin y su homólogo sudanés, Ibrahim al Gandur, en el que también trataron cuestiones conflictivas entre ambos países.

El ministro sursudanés añadió que Kiir está esperando el visto bueno de su homólogo sudanés, Omar Al Bashir, para tomar una iniciativa en este sentido.

Asimismo, Benjamin pidió al Gobierno sudanés que abra las fronteras y construya carreteras entre ambos países para facilitar el movimiento del comercio.

Además, negó la intención del Ejecutivo de Yuba de construir presas en las orillas del Nilo Blanco.

El ministro también señaló que está previsto que la producción de petróleo en el próximo periodo ascienda a 270.000 barriles diarios, después de que cayera a 170.000 barriles al día por la guerra civil.

En cuanto al acuerdo de paz en Sudán del Sur firmado el pasado agosto, Benjamin aseguró que su país está interesado en respetarlo y en trabajar por eliminar los obstáculos que están impidiendo que se implemente de manera completa.

Además, señaló que Yuba está esperando que Jartum desempeñe un papel para apoyar el proceso de paz en su país.

Añadió que está previsto que el exvicepresidente y líder rebelde, Riek Machar, llegue este mes a la capital sursudanesa para comenzar los pasos efectivos para implementar el acuerdo de paz, tras la llegada de los primeros delegados opositores el mes pasado.

El acuerdo de paz alcanzado el pasado 26 de agosto estipula un cese de hostilidades y la formación de un Gobierno de unidad con representación de ambos bandos.

El conflicto armado en Sudán del Sur se originó en diciembre de 2013, cuando el presidente Salva Kiir (de etnia dinka) acusó al exvicepresidente Riak Machar (de la tribu rival nuer) de haber orquestado un golpe de Estado en su contra.

Por otra parte, la guerra en Darfur estalló en febrero de 2003, cuando dos movimientos rebeldes se alzaron en armas en protesta por la pobreza y la marginación impuesta por el Gobierno sudanés a la zona, ubicada junto a la frontera con Chad.

El conflicto ha causado más de 300.000 muertos y ha obligado a 2.700.000 personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU. EFE