Salvini defiende su freno a la migración y se atribuye la reducción de flujos

Eldiario.es

Cernobbio (Italia), 8 sep (EFE).- El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, defendió hoy su política contra la inmigración y dijo que está trabajando para que este año sea el primero del último lustro en el que se invierta la llegada de inmigrantes al país.

“Estamos en septiembre, faltan cuatro meses para el final del año, pero este año parece que será el primero en el que se invierta la tendencia de las llegadas de inmigrantes por el Mediterráneo, después de cinco años”, dijo Salvini en su intervención en el Foro Ambrosetti, celebrado en Cernobbio, norte de Italia.

El ministro del Interior ha aplicado en los tres meses que lleva en el cargo una estrategia dura contra la inmigración y ha prohibido los desembarcos en el país de barcos de ONG con inmigrantes a bordo.

“Mi misión es reducir el número de salidas, el número de muertes. Es una operación de interés para todos”, argumentó.

Salvini es actualmente investigado por un delito de “secuestro agravado de personas” por la Fiscalía de Palermo (Sicilia, sur), por la decisión que tomó en agosto de retener a más de 100 eritreos en un barco militar durante cinco días en el puerto de Catania, también en Sicilia.

El líder de la ultraderechista Liga defendió esta iniciativa y dijo que está consiguiendo reducir el número de desembarcos, que “han pasado de 120.000 en 2017 a 30.000 este año”, a pesar de que su Gobierno está al frente de Italia solo desde el 1 de junio y esta disminución se ha producido a lo largo de los nueve meses de este 2018.

Cifró en dos de cada tres las personas que llegan a Europa y que no tienen derecho al asilo y citó al papa Francisco, como ya ha hecho en anteriores ocasiones, para defender que el país tiene que acoger a las personas que pueda.

“Hago mías las palabras del Santo Padre que ha dicho ‘acojamos a los que podamos integrar’, porque acoger a los que no podemos no es una obra piadosa sino que porta a problemas sociales”, comentó.

En clave nacional, garantizó que el Gobierno, formado por el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga, hará “todo lo posible e imposible para respetar lazos externos” y cumplir con las reglas europeas en materia presupuestaria.

Y mencionó algunos sondeos recientes que dan a su formación ultraderechista un 33 % de intención de voto, con lo que sería el primer partido más votado por delante del M5S, aunque restó importancia a estas encuestas y sostuvo que trabajará para que el Gobierno dure cinco años. EFE