Sandinistas convocan a caminatas por la paz y en demanda de justicia

Prensa Latina

Managua, 11 sep (EFE).- El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua convocó hoy a participar en tres caminatas por la paz y en reclamo de justicia por los 198 fallecidos, según las cifras oficiales, que han dejado las protestas contra el presidente Daniel Ortega desde el pasado mes de abril.

Las caminatas se realizarán en los diferentes municipios de Nicaragua, incluido Managua, entre mañana miércoles y el viernes próximo, según la convocatoria pública.

Las marchas arrancarán esos días hacia las 15.00 horas (21.00 GMT) y tendrán como objetivo demandar “paz y justicia para las víctimas del terrorismo golpista”, termino que usa el Ejecutivo al referirse a quienes se manifiestan contra el Gobierno desde abril pasado, de acuerdo con la invitación del FSLN, cuyo secretario general es el presidente Ortega.

En las caminatas también exigirán respeto a la vida y derechos humanos para todos, según la convocatoria.

Desde abril pasado, miles de nicaragüenses han salido a las calles a protestar contra el presidente Ortega, en el marco de una crisis que ha dejado entre 322 y 481 muertos, según organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

El presidente Ortega negó en una entrevista con Efe la pasada semana que haya sofocado las protestas con represión y dijo que no se siente responsable de las muertes en las calles durante los últimos meses.

Además, culpó a Estados Unidos y al narcotráfico de financiar, apoyar y armar a grupos violentos.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.EFE