Inicio > Noticias > Internacional > Sandinistas realizan caminatas en Nicaragua “por la alegría de vivir en paz”

Sandinistas realizan caminatas en Nicaragua “por la alegría de vivir en paz”

Managua, 21 dic (EFE).- Cientos de sandinistas y trabajadores del Estado de Nicaragua participaron este sábado en caminatas, en distintas ciudades, para demostrar su “alegría de vivir en paz”, en medio de la peor crisis sociopolítica del país en décadas.

Portando banderas rojinegras, los sandinistas caminaron en las vías centrales de algunas de las principales ciudades de Nicaragua, como Managua o Granada en el Pacífico, así como en Ocotal o Bilwi, en el norte y noreste, respectivamente.

Al igual que en caminatas anteriores, los seguidores del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), portaron carteles con la consigna “con la paz no se juega”, dirigida a los opositores, a quienes la Policía prohíbe alzar la bandera de Nicaragua o entonar el himno nacional, así como criticar al presidente Daniel Ortega.

Los sandinistas también portaron pancartas con la frase “ya dejen de joder”, una oración considerada obscena en Nicaragua, que fue expresada en público por la esposa de Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo, luego de que Estados Unidos aplicó sanciones económicas a su hijo Rafael Ortega Murillo, por supuesto lavado de dinero.

La familia Ortega Murillo está enfrentada con una aparente mayoría de nicaragüenses, quienes exigen su renuncia al poder desde abril de 2018, cuando el Gobierno inició ataques armados contra civiles, que han dejado cientos de muertos, presos o desaparecidos, miles de heridos, y decenas de miles en el exilio.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al menos 328 personas han muerto en el marco de la crisis, aunque organizaciones locales suman hasta 651 y Ortega admite 200.

Tanto la CIDH como la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) responsabilizan al Gobierno de Nicaragua por la violencia en medio de la crisis, así como de torturas, humillaciones, tratos crueles e inhumanos, y violaciones sexuales.

Ortega, quien se mantiene en el poder desde 2007 bajo acusaciones de supuestos fraudes electorales, ha explicado que se defiende de un “golpe de Estado fallido”.

Nicaragua no vivía una crisis sociopolítica similar desde los años 1980 a 1990, bajo la primera época de Ortega como presidente. EFE

%d bloggers like this: