Santiago Papasquiaro está de fiesta por el 253 aniversario del Señor del Santo Entierro

  • Las Fiestas de Santiago

En la zona noroeste del estado de Durango el mes de julio se vive con mucha intensidad pues los habitantes de estas región celebran año con año una de las devociones más importantes y representativas del norte de México y es llevada a cabo en el municipio de Santiago Papasquiaro en la ciudad cabecera.

Una fiesta llena de fe, tradición, y unión que congrega a los santiaguenses radicados en todas partes del mundo y no sólo a ellos sino a católicos de todas partes de la región que llegan a Santiago con la finalidad de ver y contemplar a una imagen de las que pocas se sabe hay en el mundo.

La historia nos remonta al año de 1625 en el que llegó una imagen de forma misteriosa al pueblo de Santiago Papasquiaro, tan sólo habían pasado nueve años del martirio de los sacerdotes jesuitas y los católicos de aquellos años, un acontecimiento del que se sigue haciendo eco y que cimbró a toda la Nueva Vizcaya.

En un cajón del que todavía se tiene registro llegó la Sagrada Imagen del Señor del Santo Entierro a la cabecera de Santiago Papasquiaro y desde ese tiempo se convirtió en un ícono de la fe cristiana en esa ciudad. Son muchas las leyendas y relatos de cómo llegó esta imagen a la ciudad, pero todas coinciden en que tenía un aroma muy particular a flores y cosa asombrosa es que todavía la imagen emana un no suave, sino fuerte aroma a flores de nardos.

En el mundo católico son pocos los lugares donde se registra un particular aroma floral en alguna imagen o cuerpos incorruptos de santos así como templos de importancia trascendental para la fe de los cristianos pues está relacionada a la presencia divina o de la Virgen María.

Fue el día 22 de julio de 1766 cuando la atención y fe se extendieron por todos los rincones de la región al ocurrir un hecho que dejó pasmados a los que eran creyentes y a los no creyentes, eran las siete de la mañana el día de Santa María Magdalena cuando los asistentes a la Misa vieron reflejadas en la Sagrada Imagen del Señor del Santo Entierro unas pequeñas gotas de agua, que fueron limpiadas y verificado el nicho en el que se encontraba para ver que no fuera producido por humedad o alguna gotera.

La sorpresa de la gente siguió cuando le volvieron a brotar gotas de agua en todo su rostro y cuerpo que al caer se convirtieron en sangre; los sacerdotes y Señor Cura del lugar quisieron minimizar lo que sus ojos estaba ocurriendo para ocultar lo que los fieles veían, pero la multitud comenzó a llegar ya que este milagro se prolongó durante poco más de dos horas.

Fue un tiempo en el que alcanzaron a llegar propios y extraños a ver y observar lo que describieron como “un asombroso hecho nunca antes visto ni referido en nuestros tiempos” fue el Alcalde y Capitán de Guerra don Matías Joachin De Escobar y Rojas quien dio iniciada la creación del documento judicial para testificar el asombroso milagro y fue firmado por la mayoría de los testigos presentes así como juramentado para que nunca fuera olvidado ni sepultado en el tiempo.

Fue ese día el que cambió para siempre la historia de Santiago Papasquiaro en el que se desbordó la fe y al finalizar el milagro fue entonado un Te Deum Laudamus y enseguida el día 23 de julio se llevó a cabo la primer celebración del Señor del Santo Entierro, siendo sacado ese día por primera vez en procesión y muy grande solemnización, función de Misa cantada con armoniosos acordes de instrumentos, muchas radiantes luces y ruidosos estruendos de pólvora, clarín y cajas de música.

Desde ese año empezó la fiesta del mes de julio que se centra en la fe, amor y devoción al Señor y que el año siguiente inició la primera feria del estado siendo el motivo un milagro divino que tuvieron la dicha de tener los santiagueros en la ciudad que sigue honrando y venerando a la verdadera imagen del Señor del Santo Entierro.

Los festejos comenzaron el día 13 de julio con el novenario en el que peregrinan todas las comunidades, rancherías y colonias de Santiago hacia la Parroquia Santo Santiago Apóstol para esos nueve días preparar la fiesta que sigue los días próximos en la que llegan numerosas bandas y asistentes de todas partes de México y los estados de la Unión Americana.

El próximo lunes 22 de julio es la fiesta grande que dará inicio en punto de las seis de la mañana con las mañanitas entonadas con la banda musical y la tradicional pólvora matutina en señal de fiesta que convoca a participar en la Santa Misa de las 7:00 A.m. así como la de las 12:00 del mediodía; posteriormente a las 4:30 de la tarde es sacada en procesión solemne la Portentosísima y verdadera Imagen del Señor Del Santo Entierro por las principales calles de la ciudad con la asistencia de miles de devotos que llegan a esa hora para acompañarlo en su recorrido junto con la banda, danzantes, y muestras de cariño, amor y devoción que sus fieles le brindan.

Al regreso de la Sagrada Imagen a las 6:00 p.m. es celebrada la Santa Misa que preside el administrador diocesano de la Arquidiócesis de Durango, Pbro. Herminio Talavera Cárdenas con toda la comunidad y sigue a las 8:00 P.m. la Misa de acción de gracias de los paisanos de Estados Unidos, México y Canadá finalizando con la quema de pólvora a las 9:00 p.m. acompañada por bandas, los toritos de pólvora y la asistencia de cientos de personas.