Saqueo de iglesia demuestra intolerancia de fanáticos afirma cardenal chileno

Saqueo de iglesia demuestra intolerancia de fanáticos afirma cardenal chilenoSantiago de Chile, 11 jun (EFE).- El arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, dijo hoy que el saqueo de una iglesia y la destrucción de un crucifico de tamaño natural es culpa “de la intolerancia de los fanáticos y su violenta irracionalidad”.


Ezzati que en la noche de este sábado presidió una misa de desagravio en la Iglesia de la Gratitud Nacional, donde el pasado jueves encapuchados ingresaron al templo y provocaron destrozos durante una marcha estudiantil, afirmó que los hechos han sido “una grave ofensa a Dios”.

“La intolerancia de los fanáticos y su violenta irracionalidad ha sido una grave ofensa a Dios y a toda la comunidad de los creyentes en Cristo”, enfatizó.

Añadió el prelado que la acción de los fanáticos dejó “huellas dolorosas” en agresiones y maltrato a varias personas y en la destrucción y daño al patrimonio artístico y religioso del principal templo de Chile.

El ataque afectó a la iglesia, en plena Alameda Bernardo O’Higgins, la principal avenida de la capital chilena, en la que decenas de encapuchados destrozaron diversos objetos y robaron otros.

La imagen de Cristo en la cruz fue sacada por los vándalos a la calle, donde la destruyeron a golpes.

El mismo día de los acontecimientos, Ezzati afirmó que “estos hechos violentos evidencian una crisis de la conciencia nacional”.

“Por ello quiero volver a repetir las palabras que en otro tiempo pronunció mi predecesor, el cardenal Raúl Silva Henríquez: ‘Matemos el odio antes que el odio mate el alma de Chile'”, expresó.

Políticos de todas las tendencias condenaron el ataque, incluida la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, coincidiendo en que los autores no representan los intereses de los estudiantes que se manifiestan por una mejor educación.

Diputados de la llamada banca transversal antidelincuencia solicitaron este sábado, urgencia para el proyecto de ley “antiencapuchados”.

“Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, usted es la única que puede parar esto. El día miércoles vamos a empezar la tramitación de la ley antiencapuchados en la comisión de seguridad”, señaló el diputado de Renovación Nacional, Gonzalo Fuenzalida.

“Esta tramitación puede ser larga, media larga o rápida, si tiene la urgencia que usted le tiene que poner a esta ley. Esto puede transformarse en una ley que erradique finalmente a los encapuchados de las manifestaciones”, declaró Fuenzalida.

En tanto, la diputada de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI), Claudia Nogueira, sostuvo que “no basta sólo con el reproche social de los organizadores de las marchas. Ellos deben hacerse responsables”, apostilló.

Temprano llegaron hasta el templo dirigentes de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), para conocer cuales fueron los daños al recinto y para saber de que manera los jóvenes pueden colaborar con la Iglesia.

Pablo Contreras, coordinador de la FEUC señaló a los periodistas que “repudiamos el saqueo de la Gratitud Nacional, hecho que empaña el esfuerzo de miles de estudiantes que pacíficamente marchamos por una nueva educación”.

Concluida la misa del cardenal Ezzati, decenas de creyentes procedieron a encender velas en el frontis de la iglesia. (1)EFE