Save the Children alerta de las secuelas mentales de los niños en Yemen

Londres, 15 oct (EFE).- La organización humanitaria Save the Children alertó hoy en un informe sobre los problemas de salud mental que sufren los niños que llevan casi cuatro años inmersos en el conflicto de Yemen.

La organización británica ilustra la situación de esos menores a partir de los testimonios de uno de los niños que sobrevivió a un ataque a un autobús escolar en agosto, en el que murieron cerca de 40 menores.

“Estábamos felices, íbamos a jugar. Cuando llegamos al mercado estaba lleno de gente, todo estaba como siempre. Entonces empezaron los disparos. No podía encontrar a mis amigos. Comencé a sentir el dolor de mis amigos y mi propio dolor”, explicó Khaled, de 12 años, en un comunicado de Save the Children.

El menor estuvo ingresado 22 días en un hospital, según relató su madre a la organización británica.

Save the Children advierte de que Yemen es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los niños hoy en día, y calcula que un niño yemení ha podido vivir más de 18.000 bombardeos aéreos durante su vida.

El conflicto significa que los niños están constantemente expuestos a violencia extrema, lo que les pone en un gran riesgo de sufrir daños psicológicos.

“Los niños yemeníes han visto a sus amigos y familiares morir ante sus ojos, o quedar enterrados entre los escombros de sus casas derruidas”, indica la organización.

“Han visto como sus escuelas y hospitales eran objetivos y quedaban destruidos, y cómo se les negaba el acceso a comida y medicinas”, agrega.

Yemen no cuenta prácticamente con servicios dedicados a problemas de salud mental ni puede ofrecer el apoyo necesario a los niños que sufren estrés.

Más de la mitad de todos los centros sanitarios del país han cerrado o funcionan solo de forma parcial y, de acuerdo a los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo 40 psiquiatras trabajaban en el país en 2017, lo que equivale a alrededor de un psiquiatra por cada 700.000 personas.

“Los niños representan casi la mitad de la población en Yemen y están expuestos a una enorme cantidad de factores de estrés. Dada la fase de desarrollo en la que están, son extremadamente vulnerables en momentos de crisis”, afirmó Kelly McBride, consejera de salud mental en Save the Children.

“Sin tener seguridad en sus vidas, son incapaces de adquirir las destrezas más básicas que necesitan para sobrevivir”, agregó McBride.

El director de la organización en Yemen, Tamer Kirolos, indicó, por su parte, que la “violencia brutal, incluido el uso explosivos y armas de fuego, continúa suponiendo un precio inaceptablemente alto para los niños”.

“Las consecuencias de este conflicto tendrán un impacto duradero en el país durante años. Es imprescindible que la comunidad internacional se una para asegurarse de que estos niños reciben la ayuda que necesitan”, sostuvo. EFE