Schäuble urge a hacer “sus deberes” a críticos del superávit comercial alemán

Berlín, 27 jun (EFE).- El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, afirmó hoy que la solución al gran superávit comercial de su país no es que Alemania reduzca su competitividad, sino que otros Estados hagan “sus deberes”.

Al intervenir en el congreso del ala empresarial de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), Schäuble admitió que resulta problemático el desequilibrio entre la competitividad de Alemania y la de otros países europeos, que muchos ven reflejada en el alto superávit comercial germano, objeto de duras críticas.

“El problema existe, pero la solución no es que Alemania reduzca su competitividad, como parecen creer algunos. Lo que necesitamos es más dinamismo en Europa y, para eso, cada país tiene que hacer sus deberes”, dijo.

Distintas instancias, de la Comisión Europea (CE) al Fondo Monetario Internacional (FMI) pasando por el Gobierno de EE.UU., han criticado el superávit comercial alemán, que el año pasado alcanzó el 8,7 % de su producto interior bruto (PIB).

Schäuble señaló en este sentido que la evolución económica en la eurozona es mejor de lo esperado y aseguró que las reformas en muchos países -“Irlanda, España, Portugal e incluso Grecia”- están dando frutos.

Además, el titular de Finanzas instó a la Unión Europea (UE) a buscar soluciones pragmáticas a los retos del presente y reiteró que considera problemático tratar de reformar los tratados europeos, como propone Francia.

“Los retos para la UE, con el ‘brexit’, la nueva administración de Estados Unidos y todos los conflictos en el mundo, se han hecho más difíciles”, comentó Schäuble, quien añadió que “ningún país puede resolver estos temas por su cuenta”, por lo que “Europa tiene que hacerse más eficiente”.

Schäuble destacó que, sabiendo las dificultades que se presentan en un proceso para cambiar los tratados, la UE y sus Estados miembros tienen que recurrir a los instrumentos que tiene a su disposición y concentrarse en las cuestiones fundamentales.

El primero de esos asuntos es la inmigración que, indicó, “en 2015 llevó a la UE a una grave crisis”.

“La situación ha mejorado, pero el problema no está resuelto. Por eso, tenemos que hacer más esfuerzos”, declaró Schäuble.

En ese contexto, Schäuble se refirió al Pacto con África, impulsado por la presidencia alemana del G20, que considera clave para resolver a medio plazo el tema migratorio.

“Si no logramos darle cierta estabilidad a África en los próximos años y la próximas décadas, la UE se verá ante problemas mayores que los que afrontó en 2015”, alertó.

Schäuble subrayó la necesidad de luchar contra las mafias de tráfico de personas y asegurar las fronteras exteriores de la UE.

La segunda cuestión es la seguridad, tanto en los relativo a la prevención de ataques terroristas como a la política de defensa en sentido tradicional.

“El tema de seguridad es otro asunto en el que ningún país puede actuar sólo, se necesita una acción europea conjunta”, recalcó.

Además, Schäuble se refirió a la necesidad de estabilizar la eurozona y, al respecto, reiteró que, mientras no se tengan herramientas que se podrían lograr con cambios en los tratados, habrá que buscar soluciones pragmáticas a través de acuerdos vinculantes. EFE