Se desataron los demonios en Tuitán; amenazan linchar a ingeniero y ayudantes y bloquean carretera Panamericana

 

Se destaron los demonios en Tuitán, municipio de Nombre de Dios, pues hubo intento de linchamiento a tres personas, luego bloquearon la carretera Panamericana y mañana serán recibidos por el gobernador José Rosas Aispuro Torres.

ARDEN los ánimos en Titán.

Enardecidos los vecinos de Tuitán intentaron linchar a un ingeniero y dos ayudantes que iban a tomar medidas para delimitar la propiedad de los Sarabia, que según pobladores, carecen de derechos o les fue vendido de forma irregular.

La cuestión es que los Sarabia se dicen dueños de unas 30 mil hectáreas de la región de Tuitán, que incluye prácticamente “todo lo que alcanzan a ver mis ojos…”, cuando en el grueso de los ejidatarios hay la creencia de que se trata de un descarado despojo en el que están metidos notarios, jueces, agentes del ministerio público y hasta empleados tercerones de diversas dependencias.

Hacia las 13:00 horas llegó un ingeniero y dos ayudantes al Ojo de Agua, de la población de Tuitán, armados con cintas métricas y digitales para empezar a delimitar “la propiedad de los Sarabia..”.

Los vecinos, sin organizarse, pronto reaccionaron y detuvieron tanto al ingeniero como a sus acompañantes, no hallaban qué hacer con ellos, aunque algunos sugerían amarrarlos y quemarlos, para que no volvieran.

Justo en esos momentos llegaron policías estatales y pidieron a la comunidad que los liberaran y que los pusieran bajo su resguardo, aunque no pocos pedían lincharlos para escarmiento de otros.

La policía se los llevó a Nombre de Dios, donde minutos después de confirmar que no habia delito claro qué perseguir, los dejó en libertad, pero valió la pena, puesto que algunos de los pobladores se animaron incluso a “hacerles algo…”.

El caso es que miembros de la familia Sarabia Castillón se dicen dueños de una gran extensión de Tuitán y sus alrededores, amparados en un documento de dudosa procedencia, respaldado por el notario Vicente Guerrero Romero y varios jueces que en el supuesto oficializan su propiedad.

El problema data de algunos ayeres, que pasa incluso por la petición expresa ante la Secretaría de Gobierno de las autoridades de Tuitán hace tres mes para que hicieran algo por lo que ellos creen que es un abuso, cuando se les ofreció tranquilidad y seguridad de que el ejecutivo estatal estaría pendiente para que no se cometa una irregularidad más.

Acto seguido, ya que los vecinos entregaron al ingeniero y sus ayudantes, los mismos enardecidos pobladores se organizaron y tomaron la carretera Panamericana a la altura de Melones.

Llevaban desde las tres de la tarde hasta las 19:30 con su bloqueo, hasta que llegaron policías federales a pedir de manera respestuosa que quitaran su protesta, o se atendrían a las consecuencias, obviamente, de carácter federal.

Entonces llegó a los comuneros el aviso de que serán recibidos mañana a las 13:30 horas por el gobernador José Aispuro en uno de los salones del Centro de Convenciones Bicentenario.

No la pensaron mucho los enardecidos pobladores, retiraron sus obstáculos y permitieron que se reanudara la circulación en la carretera federal, que en este momento, ya está debidamente normalizada.