Se entrega un policía hondureño acusado de cohecho en un caso de sobornos

Tegucigalpa, 9 nov (EFE).- El policía hondureño Germán Geovany Ponce se entregó hoy la Justicia de Honduras, que lo acusa de cohecho y asociación ilícita en un caso de sobornos que involucra al comisionado Lorgio Oquelí Mejía, informó una fuente oficial.

Ponce se presentó de forma voluntaria a las instalaciones de un juzgado de Tegucigalpa, indicó el Ministerio Público de Honduras en Twitter.

Señaló que el organismo de investigación vincula a Ponce a una “red criminal” presuntamente dirigida por el comisionado Lorgio Oquelí Mejía, a quien las autoridades hondureñas buscan y en octubre pasado le congelaron más de una treintena de bienes para que no puedan ser vendidos ni traspasados.

La Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de Depuración Policial y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) señalan a Mejía como “cabecilla de una red de cobro de coimas a ganaderos del sur” del país centroamericano.

Según análisis económicos realizados a Mejía, “no se justifican más de 17 millones de lempiras (701.899 dólares) en su patrimonio, y no es congruente con el sueldo mensual devengado de 2012 a 2017, de 55.395 lempiras (2.287 dólares)”.

Por este caso, cinco agentes y el ex subcomisionado José Elías Bustillo están presos, todos por los delitos de cohecho y asociación ilícita.

Según investigaciones, entre 2012 y 2015 miembros de la Policía hondureña asignados al departamento de Choluteca (sur), fronterizo con Nicaragua, “solicitaban dinero a transportistas para que pudieran trasladar el ganado sin ningún tipo de inconvenientes, constituyendo tal acto como sobornos”.

“Estos cobros ilegales se intensificaron cuando el comisionado investigado fue nombrado como jefe departamental de la Policía en Choluteca”, señala la investigación.

De acuerdo con las investigaciones, los pagos se realizaban “en efectivo y provenían del dinero que manejaban los ganaderos, mismo que se entregaba en los diferentes puntos de control, entre ellos en Pavana, El Triunfo, Namasigüe y en algunas ocasiones en las Instalaciones de la Asociación de Ganaderos de Choluteca (AGACH)”.

“Para realizar esta conducta y a partir de la designación del comisionado como jefe, se conformó una estructura criminal, de la que eran parte miembros de la Unidad Departamental de Prevención (UDEP) y de la Dirección de Servicios Especial de Investigación (DNSEI)”, según el Ministerio Público de Honduras. EFE