Inicio > Noticias > Policía > Se resistió a la atención médica y acabó muerto horas después

Se resistió a la atención médica y acabó muerto horas después

Durango, Dgo.

Un situación que de inicio parecía “milagrosa” se convirtió en tragedia a raíz de la negativa de un varón de 22 años de edad a recibir atención médica, quien falleció horas después de sufrir un fuerte accidente de tránsito en la carretera libre a Torreón.

En un inicio, la fortuna le había sonreído al muchacho, pues su vehículo se incendió al chocar contra la valla de protección de un puente vehicular: él, que no usaba el cinturón de seguridad, salió disparado por el parabrisas de su coche, lo que le evitó ser víctima de las llamas e incluso quedar consciente y avisar a su familia del hecho ocurrido.

Sin embargo, se mostró “combativo” (como se refiere en el argot) y no permitió los procedimientos de rigor de parte de los técnicos en urgencias médicas de la Dirección Municipal de Protección Civil y Cruz Roja Mexicana. No fue sino hasta casi dos horas después del choque que ingresó al Hospital General 450 convencido por sus familiares de que debía atenderse.

El occiso es Brandon Vladimir Terrazas Arreola de 22 años, quien conducía un automóvil Volkswagen Jetta al momento del aparatoso percance.

El incidente ocurrió poco después de las 22:00 horas del sábado en el puente “Morteros”, cerca de la colonia Hidalgo, lugar en el que el coche fue destruido por el fuerte siniestro.

Según reconoció el mismo muchacho, quien pese a sus lesiones quedó consciente, había ingerido alcohol y circulaba a exceso de velocidad por ese tramo de la carretera libre Durango-Torreón.

Al llegar a la estructura perdió el control y chocó de lleno; toda vez que no portaba cinturón salió proyectado por el parabrisas de su coche.

Sin embargo, contrario a lo que pasa en un accidente común, eso jugó de momento a su favor, pues al quedar fuera del coche no fue afectado por el fuego que se generó de forma instantánea con el impacto.

Pero se resistió al traslado a un centro médico y al apoyo de parte del personal de auxilio que acudió. Fueron familiares de la víctima quienes finalmente lo convencieron y, en un vehículo particular, lo llevaron a recibir atención médica al Hospital General 450, a donde ingresó a eso de las 00:00 horas, casi dos horas después del hecho.

Dicha demora aparentemente agravó su condición y la inestabilidad de su salud alcanzó su peor momento al amanecer, cuando los médicos no pudieron hacer nada para salvarlo.

De los procedimientos posteriores al incidente se hizo cargo la Guardia Nacional, mientras que la atención al incendio fue brindada por personal de la Dirección Municipal de Protección Civil. Los restos del occiso fueron trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: