Si verdaderamente queremos a México y a Durango debemos sacarlos del pantano de mentiras, tanto oficiales  como privadas, en las  que se encuentran inmovilizados

Los del Frente Popular Francisco Villa, llegaron a Durango a inicios de los años setenta, con una mano atrás y otra adelante, y a veces se quitaban la mano de atrás para poder sobrevivir. No pasaron muchos años para que lucieran trajes de casimir fino, relojes carísimos y lujosas residencias. Demasiado pronto para enseñar el…

Read More

Pensaba mi padre que Pancho Villa era un bandido y que él no podía tener como jefe a un bandido y lo cumplió contra viento y marea. Mi padre tenía razón.

En Durango hasta el viento tiene miedo

No siempre gobiernan los hombres de más talento, sino con más frecuencia los de menos escrúpulos.

Por lo general el político mexicano divide su sexenio así: los dos primeros años para pagar sus deudas, los dos siguientes años para robar y los dos últimos para tratar de imponer sucesor que le cubra sus fechorías.

Que un sacerdote católico salió del closet. Es más correcto decir que salió del confesonario

¡Viva Domingo Arrieta! ¡Hijos de la China Hilaria!

No pocos durangueños llaman al Hospital 450 el Hospital 225. Adivine adivinador por qué. Acertó usted, porque funciona al 50 por ciento.

Dale una patada en el trasero al diputado de tu distrito y le harás un servicio a la patria

A cada político le llega su San Martín. Para que mejor se entienda, en España se acostumbra matar a los cerdos el día de San Martín.

Así como hay El Señor de Los Cielos también se da El Señor de las Islas

Está científicamente comprobado que fue un gay el que inventó la bicicleta sin asiento

El que una vez traiciona, traiciona siempre

Humor negro: Ampliarán las calles de Durango, para que quepan más hoyos

Va de periodismo a periodi$mo

Oído por allí: Ni hablar dijo el mudo.

Durango tierra segura. ¡Cómo no!, es seguro que te roben y te grafiteen

La muerte habita en toda vida

El grupo Botellita de Jerez acaba de lanzar una rola con el nombre de No pinchéz ni mamés. No se sabe si con especial dedicatoria a la Real Academia de la Lengua o no

Oído por allí: corrida de expectación, corrida de decepción

Cuando en un centro de reunión suena un celular, no faltan inocentes alrededor que traten de contestar el suyo.

Nada es para siempre

Oyes, Bartola, ai te dejo esos doscientos mil pesos…

No es que fuera gay, lo que pasaba es que había llegado al punto de quiebre

La poesía es precisión y ritmo, o no es poesía

México es algo más que un maguey, un nopal y un burro.

No hay escritor al que no persigan las erratas