Sedena, Gobierno del Estado y Diconsa apoyan a afectados por lluvias

  • Se transportan casi dos toneladas de víveres a San Agustín de Buenaventura, zona montañosa donde habitan grupos indígenas de Mezquital.
  • Se abastece, en tiempo y forma, 56 comedores comunitarios de Sedesol y 27 albergues más.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), en coordinación con Gobierno de Durango y la red de abasto Diconsa, establecieron un puente aéreo para llevar alrededor de dos toneladas de víveres, artículos de limpieza y aseo personal a la comunidad San Agustín de Buenaventura, única población del municipio de Mezquital que hasta el momento ha resultado incomunicada por deslaves a consecuencia de la temporada de lluvias.

El subgerente estatal, Gerardo Rubén Ontiveros Palacio, afirmó que el Gobierno de la República aplicó el Plan DNIII-E luego que resultó imposible el paso vía terrestre a dicha localidad del sur del estado, zona montañosa en la que habitan la mayor parte de los grupos indígenas de la entidad, principalmente, asentamientos tepehuanos.

“El cargamento incluyó azúcar, frijol, arroz, lenteja, sardina, atún, maíz, leche en polvo, mermeladas, galletas y otros comestibles no perecederos, así como artículos de limpieza y aseo personal de primera necesidad”, explicó el funcionario de Diconsa Durango.

La mercancía que fue transportada en helicóptero de la Sedena se destinó a un albergue de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en el municipio del Mezquital, en el que residen 65 niños, los cuales tienen asegurada su alimentación pese al temporal.

“También fueron surtidos, en tiempo y forma, 56 comedores comunitarios de la Secretaría de Desarrollo Social y 27 albergues más en el estado, en los cuales, Diconsa entrega alimentos y equipamiento a fin de que funcionen a plenitud”, afirmó Ontiveros Palacio.

Cabe destacar que la Unidad Operativa Diconsa Durango opera un almacén central, 10 rurales, siete tiendas móviles y alrededor de 700 tiendas comunitarias, las cuales funcionan con normalidad al contar con abasto suficiente para cubrir las necesidades alimentarias de la población.