miércoles, abril 21, 2021
Inicio > Noticias > Local > Segalmex aún no abre sus puertas para recibir frijol

Segalmex aún no abre sus puertas para recibir frijol

Nuevamente los productores de frijol de la entidad enfrentan una situación muy complicada en cuanto al proceso de comercialización de las cosechas de este año, pues hasta el momento Segalmex no abre las bodegas y centros de acopio que tiene, con el riesgo de que opte por adquirir la leguminosa a los intermediarios, señaló el diputado David Ramos Zepeda.

Manifestó que Segalmex tiene que hacer la función para la que fue creada, por lo cual tiene que abrir las bodegas y centros de acopio desde el primer día de cosecha para recibir el producto de los agricultores, aunque puntualizó que lamentablemente hasta el momento no ha cumplido con esta tarea, posiblemente en espera de que las cosechas queden en manos de los intermediarios o “coyotes”.

El diputado por el PRD, expresó preocupación porque en este año se presente de nuevo la situación que se dio en el 2019, cuando Segalmex optó por comprar el frijol a los “coyotes”, en lugar de adquirirlo directamente de los productores de la entidad, por lo cual hizo un exhorto a esta dependencia para que cumpla con la función para la que fue creada, que es recibir las cosechas de los agricultores de la entidad.

Explicó que los intermediarios o “coyotes” se llevan la mayor parte de la producción, en virtud de que “los campesinos piden prestado para poder sembrar y tienen que pagar sus deudas e inmediatamente venden el frijol, para que no se les generen más intereses”, dijo textualmente el legislador, al manifestar que como Segalmex no abre sus puertas, entonces los campesinos tienen que obtener los recursos que necesitan al vender su producción a los intermediarios, tal como sucedió el año pasado.

Por otra parte, David Ramos manifestó que en estos momentos la situación del campo duranguense es grave, pues la producción de frijol de ciclo primavera-verano fue de 200 a 300 kilos por hectárea, debido a que las lluvias no se presentaron cuando más se necesitaban, lo cual impidió que se levantara una buena cosecha de la leguminosa, además de que esta circunstancia plantea dificultades también para la ganadería, porque no se levantó forraje y los agostaderos están agotados, por lo cual se dificultará mucho alimentar a los animales, sin que haya una política pública del gobierno federal para apoyar al sector agropecuario.