Shanahan: “El próximo gran conflicto podría ganarse o perderse en el espacio”

Washington, 11 abr (EFE).- El secretario interino del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, defendió este jueves ante el Congreso la necesidad de crear una Fuerza Espacial y aseguró que el dominio militar del cosmos podría resultar determinante en el “próximo gran conflicto”.

“El próximo gran conflicto podría ganarse o perderse en el espacio”, advirtió Shanahan durante una audiencia del Comité de Servicios Armados del Senado para evaluar la necesidad de crear un Ejército específico para defender los intereses estadounidenses.

A esta comparecencia acudieron también los otros tres responsables de este proyecto del Departamento de Defensa: el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general Joseph Dunford; la secretaria de la Fuerza Aérea, Heather Wilson; y el comandante del Ejército del Aire, el general John Hyten.

Ante una audiencia que se mostró mayoritariamente escéptica ante el gasto que supondría establecer una nueva rama de las Fuerzas Armadas, Shanahan sostuvo que a pesar de que EE.UU. es “el mejor” país en cuanto a desarrollo en el espacio la creación de una Fuerza Espacial permitirá a Washington mantener su dominio en un territorio “cada vez más disputado”.

En este sentido, Dunford mencionó a Rusia y China, cuya inversión militar en este ámbito ha aumentado considerablemente en los últimos años, por lo que, dijo, el cosmos “ya no es el santuario” que fue antaño.

En 2007, Pekín fue capaz de destruir uno de sus propios satélites con un misil lanzado desde la Tierra, mientras que Moscú trabaja actualmente en el desarrollo de un láser capaz de inutilizar las comunicaciones en la exosfera.

Hyten apuntó que, para el estamento castrense, este tipo de ejercicios representan una clara amenaza: “No creo que haya una sola operación militar en este planeta que no involucre al espacio de una manera u otra”, sostuvo el general de la Fuerza Aérea.

Por su parte, Wilson defendió la necesidad de crear ese nuevo Ejército como elemento disuasorio, que otorgue una ventaja a los diplomáticos estadounidenses en futuros conflictos internacionales.

“Preferiríamos que el espacio continuara en paz, porque todos pierden si la guerra se extiende al espacio. Pero estamos desarrollando las herramientas para disuadir y, si es necesario, luchar y vencer en el ámbito espacial”, afirmó.

En junio del año pasado, el presidente Donald Trump ordenó la creación de una Fuerza Espacial independiente -al mismo nivel que los Ejércitos de Aire y Tierra, la Armada, la Infantería de Marina y la Guardia Costera- con el fin de garantizar el “dominio” estadounidense del cosmos.

No obstante, la Casa Blanca, que aún debe obtener el visto bueno del Congreso, cedió ante las presiones que consideraban que este nuevo Ejército supondría una carga burocrática y financiera innecesaria, y ha optado por mantener el proyecto bajo el paraguas de la Fuerza Aérea, responsable hasta la fecha del Comando Espacial.EFE