Sharif anuncia que volverá a Pakistán y está “preparado” para ir a la cárcel

La Vanguardia

Islamabad, 6 jul (EFE).- El ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif, condenado hoy a diez años de prisión por la propiedad de cuatro pisos de lujo en Londres, ha aseverado que volverá a Pakistán de la capital británica en cuanto su mujer enferma de cáncer recobre la conciencia y anotó que está “preparado” para ir a la cárcel.

“En cuanto Kulsoom Nawaz sea desconectada del respirador artificial y recupere el sentido, volveré (…). Si el castigo por evitar que se roben votos es la cárcel, estoy preparado para ir a prisión”, aseguró Sharif en una comparecencia ante los medios en Londres, donde su esposa se encuentra ingresada en un hospital.

El político afirmó que la sentencia en su contra no se debe a los cargos de corrupción de los que se le acusaba, sino que es un castigo por “desviar 70 años de historia de Pakistán a la dirección adecuada”, en aparente referencia a las épocas de gobierno militar.

“Continuaré con esta lucha incluso desde la cárcel”, prometió.

Sharif pidió su apoyo a los paquistaníes y se mostró convencido de que su partido, la Liga Musulmana de Pakistán (PML-N), ahora liderada por su hermano Shahbaz Sharif, ganará las elecciones generales del próximo día 25.

Un tribunal anticorrupción condenó hoy a 10 años de cárcel a Nawaz por la propiedad de cuatro pisos de lujo en una prestigiosa zona de Londres, un año después de ser inhabilitado como político.

El juez del Buró de Responsabilidad Nacional (NAB, órgano anticorrupción) Mohamed Bashir sentenció además a siete años de prisión a la hija de Nawaz, Maryam, también por la propiedad de los pisos, y a un año más por presentar documentos falsos.

Sharif fue inhabilitado en julio de 2017 por el Tribunal Supremo por no desvelar un sueldo que recibió de una empresa de un hijo, una irregularidad desvelada durante una investigación iniciada a raíz de los Papeles de Panamá.

Esos documentos desvelaron en abril de 2016 que tres de los cuatro hijos de Sharif crearon compañías en las Islas Vírgenes británicas a través de las que controlaban propiedades en Londres, lo que llevó al Supremo a poner en marcha un investigación tras un año de protestas de la oposición.

Nawaz ha denunciado que fue inhabilitado porque su Gobierno acusó al exdictador militar Pervez Musharraf de traición ante los tribunales. EFE