“Siete días de Grilla”

Ocurra cuando ocurra, la interrupción del embarazo es un crimen que como tal deben perseguir las autoridades. Es un crimen tan deleznable que se mata a alguien que no puede defenderse.

La moda en el mundo es la despenalización del aborto, y así como se ha aprobado en muchos países, en México apenas empieza a hacer ruido. Oaxaca es el primer estado que lo aprueba y, como es cuestión de moda, quizá se extienda por el país.

La cosa es que, suceda cuando suceda, la interrupción del embarazo es no otra cosa que la muerte de un ser, no nacido, pero que está por nacer, que tiene una gran viabilidad de nacer.

El aborto lo justifican muchos dizque porque aquella persona no ha nacido, pero, de acuerdo a los teóricos, la vida se gesta desde la unión del óvulo con el espermatozoide, y a partir de entonces, sin duda, a los 9 meses o antes habrá de consolidarse la existencia de aquel ser humano.

No en balde, en el Derecho, aquella persona apenas gestada, que acaba de gestarse, aunque le falten nueve meses para nacer, en infinidad de casos ya trae sus derechos a salvo, y no se diga en cuestiones de herencias. Que se considere ese renglón como para saber si existe o no existe ya ese ser humano.

Es el aborto, para resumir, un crimen por demás cobarde, perpetrado contra alguien que no puede defenderse, que nunca podrá defenderse por hallarse en el vientre materno.

El alcalde Jorge Salum anunció la convocatoria para buscar al mejor despacho externo que venga a auditar a la administración del Dr. José Ramón Enríquez, y se cae en automático el tongo petista.

Los regidores del Partido del Trabajo han venido exigiendo vía desplegados diarios en EL SOL que Salum apruebe la auditoría a Enríquez, como queriendo decir que Salum es la tapadera de José Ramón.

Ayer, no nada más anunció su aprobación para la auditoría, sino precisó que se buscará al mejor despacho externo que revise el pasado gobierno ciudadano y se actúe en consecuencia.

Los petistas habían montado ya una carpa en la Plaza de Armas en la que pedían a Salum la auditoría, pero más que pedirle al jefe de la comuna en el fondo lo que pretendían era llevar agua a su molino, queriendo decirle a la gente que Jorge estaba tapando las irregularidades de la pasada administración municipal.

Y ayer, todo se vino por la borda. Salum anunció que para demostrar que no es tapadera de nadie buscará el mejor despacho que venga a revisar con lujo de detalles a la pasada gestión municipal, sale sobrando el movimiento petero.

Tardaron un poco pero por fin las cámaras y organizaciones cupulares unieron fuerzas con el gobernador José Aispuro para ir en busca de mejores condiciones en el Proyecto de Egresos de la Federación 2020.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público propone a las cámaras una notable reducción en los ramos 28 y 33 por las que habrá de castigar a la mayor parte de la República, pero a Durango en lo particular con una notable quita.

Esto es, que la propuesta federal sugiere una reducción de algunos 800 millones de pesos para el año venidero, con lo que se condenaría a nuestra entidad a la inamobilidad absoluta.

Ojalá que la iniciativa privada motive a nuestros diputados federales para que hagan algo por Durango, que busquen que el presupuesto rectifique en su trato hacia nuestra entidad y le devuelva aquellos planes rechazados.

Es menester levantar un muro todo lo alto posible para que no se lastime a la entidad con la disminución de los recursos federales, puesto que de alcanzar el volumen propuesto, Durango quedaría condenado al crecimiento cero, o peor aún, al decrecimiento, que sería perder parte de lo avanzado.

Y, a pesar de que están casi todos, faltan distintos sectores por sumarse al proyecto estatal encabezado por el gobernador José Aispuro Torres.

Francisco Domínguez, gobernador de Querétaro y líder de la CONAGO, sugiere que romper el pacto federal es imposible. No creemos tanto, pero sí que ha de resultar complicado y mucho más riesgoso.

Antes que romper con los convenios federales es menester negociar, acabar cualquier negociación sobre la mesa, insiste Domínguez Servién, y… pensamos, es lo más correcto. Ya lo habíamos sugerido.

Si el doctor José Aispuro rompe los tratos con el Gobierno Federal, aunque sean un tanto sacrificados por las quitas famosas, metería a Durango en un gran predicamento. No tendría de dónde obtener los recusos mínimos para atender las carencias más elementales, sería una gran equivocación.

Es obligado escuchar al gobernador queretano antes de proceder de otra manera.

Mil veces prefesible, como dice Dominguez Servién, llevar cualquier inconformidad a la mesa y defender el tema, sobre todo pelear lo necesario hasta convencer a quien sea preciso para un mejor aprovechamiento de la Ley de Coordinación Fiscal.

El mandatario estatal tiene ya el respaldo de las distintas organizaciones empresariales y de la misma manera cuenta con el apoyo de la sociedad que está de acuerdo en que la entidad necesita más, no menos, y no es con menos como habrá de atender las necesidades más urgentes de los duranguenses.

El martes próximo asume la súper delegación Manuel Espino Barrientos y, a pesar de la controversia generada con su llegada, en el fondo sigue prevaleciendo la esperanza de que haga un poquito más por su tierra.

Espino Barrientos tendrá bajo su responsabilidad los distintos programas federales, y será de su mano por donde fluya la solución de infinidad de problemas de tipo económico.

Viene a trabajar, a ayudar a Durango a salir del rezago histórico y, con seguridad, habrá de sumarse a esa lucha eterna en la que él ha estado inmerso a lo largo de los años y desde su tiempo como líder del Partido Acción Nacional.

Su designación reciente despertó una serie de jaloneos virtuales entre distintos actores locales que ojalá queden atrás y le permitan a Manuel aportar lo que sea posible para marcar bien su paso por tan importante responsabilidad. ¡Eso esperamos los duranguenses..!

Sobra suponer el tamaño del rancho del panista Diego Fernández de Cevallos como para aclarar que debe más de 900 millones de pesos nada más de predial.

El Jefe Diego, se aclara, debe el impuesto predial de su gigantesco rancho en el municipio de Colón desde 1993. No ha pagado, no porque no haya podido, sino porque no ha querido, pues dinero es lo que le sobra.

Esta semana el alcalde Alejandro Ochoa Valencia denunció que Diego, uno de los más grandes terratenientes de Querétaro de todos los tiempos, no paga impuesto predial y el municipio atraviesa por serios problemas económicos, pues su principal contribuyente de cualquier argucia se ha agarrado desde hace 26 años para no pagar.

No dice el alcalde, pero lo intuye todo mundo, que si ya debe más de 900 millones de pesos, ¿de qué tamaño es el rancho del pobrecito Jefe Diego?

Ahora, se asegura que el susodicho “ranchito” originalmente era propiedad de un tal Mario Moreno “Cantinflas”. Vaya usted a saber.

El problema es que, además de que no paga impuestos, Fernández de Cevallos se ha convertido en uno de los más acérrimos enemigos de la 4T y todos los días critica al presidente Andrés Manuel López Obrador, no obstante que se dice que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta, mismo problema de Vicente Fox y Felipe Calderón, que después de sus desastrosas administraciones, con espuriato y toda la cosa, en las que formaron a cientos de nuevos multimillonarios, entre otros al propio Jefe Diego, todavía se dan su tiempo para ponerle piedritas al nuevo gobierno.

La comidilla de la semana, sin duda, trata de los lujos y otras linduras del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, que en tiempos no electorales, que no tienen que hacer nada, igual gastan como jeques árabes.

Los lujos que se dan los integrantes del IEPC, en serio, no los tuvo ni Obama en sus mejores tiempos al frente de los Estados Unidos, qué nos pasa o por qué mantener esos privilegios insanos y oprobiosos hasta la pared de enfrente.

Sale muy cara la democracia en México con esos aparatos de hoebones de que están llenos los organismos locales electorales. Nada justifica ese gasto y deben encontrarse formas de evitarlo.

Nuestra democracia, buena o mala, escasa o suficiente, nada tiene que ver con el gasto opaco y ofensivo para el resto de la sociedad.

Oiga usted, pues resulta que tienen hasta “patronatos” con soporte importante económico, pues de qué se trata, ¿que en verdad tenemos la riqueza como para mantener esas exageraciones y tratar con privilegio a tanta gente?

Así como Tathiana Clouthier propone dejar fuera del gasto democrático a diputados y senadores plurinominales o de “minoría”, que nunca nadie eligió, también que se ordene y se reduzca el gasto en los organismos electorales locales. Nada los justifica, y esta semana quedó por demás aclarado que no sirven respecto del gasto que tenemos que darles ustedes y nosotros para que sigan vegetando, pero cobrando jugosos sueldos que aseguran con una o dos elecciones cada cinco años. ¡Ya, chale…!!!

Sin duda las comparecencias de servidores públicos ante el Congreso del Estado, que se realizaron durante este mes de septiembre, resultaron un ejercicio muy interesante, pues los titulares tanto de distintas áreas de la administración estatal, como de los organismos autónomos, después de exponer los resultados del trabajo realizado durante un año, fueron cuestionados por los legisladores locales de los distintos partidos políticos representados en la legislatura local, quienes cuestionaron con mayor o menor dureza a los funcionarios, según el área de la que se trató.

Los más cuestionados y que recibieron mayores críticas de los mismos legisladores fueron los titulares de Sedeco, Secope, SSD y SEED, pues incluso en la comparecencia de este último hubo manifestaciones de inconformidad, además de que algunos diputados plantearon la necesidad de que algunos funcionarios estatales dejaran el cargo que ocupan actualmente.

Sin embargo, ninguno fue cuestionado tan duramente y con tantos fundamentos como el presidente del IEPC, en lo que se refiere al uso de los recursos presupuestales que ejerció durante el año pasado, pues en su comparecencia se manifestó que no ha comprobado la aplicación de 18 millones de pesos, lo cual ya es preocupante, pero las cosas se complicaron cuando el coordinador del grupo parlamentario de Morena enumeró algunos gastos que no se podrán comprobar y que incluyeron hasta tarjetas de regalo por más de 40 mil pesos, que reflejan un dispendio que no corresponde a una institución que cada año señala que no cuenta con recursos suficientes para trabajar; en esta comparecencia la tensión por los señalamientos de los legisladores aumentó a tal grado que los trabajadores del Instituto dejaron de aplaudir las respuestas del titular del mismo, después de que al inicio del ejercicio mostraban su aprobación. Terminó la comparecencia con un total silencio de los trabajadores que acudieron al Congreso, con el disgusto mostrado por algunos legisladores, quienes acompañaron a la salida al servidor público, a quien por cierto también le pidieron su renuncia.

Sin duda, este ejercicio dejó mucho en qué pensar por tantos señalamientos que se hicieron, habrá que esperar si como un legislador lo planteó, hay consecuencias también.

La gente siempre se ha preguntado por qué han de usarse grúas para retirar vehículos luego de un accidente, sobre todo si pueden circular por sí mismos. Ah, pos claro, para que ganen los amigos.

Tras un percance, llegan las grúas, cargan con los dos o los tres vehículos que hayan participado en el incidente, aun cuando las unidades puedan circular sin ningún problema. No tiene lógica que se lleven por igual autos inutilizados como vehículos en condiciones para circular por sí mismos, la única lógica es ¡para que gane el amigo, o los amigos…!

Pues bien, eso se acabó en los retenes antialcohol. Ahora cambian las reglas para favorecer o de menos proteger a los conductores perjudicados. Hay que quitar y desaparecer en lo posible la idea recaudatoria en esos operativos, y… la medida es buena, perfectible todavía, pero es buena en términos generales, a ver si ya le bajan con sus cobros alevosos de grúa, corralón y otros, además de chuparles hasta la última gota de gasolina y “desaparecer” todo lo que sea posible.

Los dictados económicos sugieren la competencia comercial como el mejor método para alcanzar los objetivos principales, pero hay casos en los que la regla queda a deber o se queda trunca.

La llegada a Durango de American Airlines con una frecuencia diaria a Dallas, luego secundada por otro vuelo de Volaris, inicialmente se abrió como una doble e inmejorable posibilidad de ir y venir hacia aquella urbe texana, pero la realidad es que Durango no es mercado para tanto vuelo.

Así, es de suponer que muchos de dichos vuelos van y vienen semivacíos, y eso desde luego que es el peor aliciente para alguien que llega a competir al mercado.

Aunque en el fondo lo que habría que esperar es que la clientela aumente en el corto plazo y provoque vuelos llenos o casi llenos para que aquello pase a ser negocio y nos duren por más tiempo.

Creen los técnicos que la súper Durango-Mazatlán pudiese reabrir a la circulación en una semana, a pesar del daño estructural que presenta el punto en conflicto por la volcadura e incendio de una pipa cargada con asfalto.

Ojalá que lo consigan y que los viajeros puedan seguir utilizando el camino de cuota al puerto, pero aun cuando lo lograran, tenemos que esperar lo peor, el “portento de la ingeniería mexicana…” es una obra que hicieron los primeros vagos empoderados en México, los entenados de Vicente Fox.

Los hermanos Bribiesca, Jorge y Manuel, hijos de Marta Sahagún, de ser unos viles vagos en Michoacán, aparecieron como “constructores especializados en autopistas complicadas como la de Durango…”.

Las consecuencias no se han hecho esperar y seguirán presentes por muchos años. El gran proyecto lo hicieron siempre tratando de robarse lo más posible, y esas deficiencias no será facil superarlas, más bien no serán corregidas nunca, pues los que saben aseguran que para reparar el daño hay que hacer otra inversión parecida a la que ya se hizo en el “portento de la ingeniería mexicana…”.