“Siete días de Grilla”

Esteban Villegas -resume su cuarto de guerra- sigue punteando la competencia por la gubernatura de Durango. Perdió y mucho, sí, el “lunes negro”, pero sigue encabezando las tendencias del voto.

La delantera que acumulaba el aspirante priista le permite “distracciones” como la del lunes, cuando irrumpió violentamente el noticiero de Héber García Cuéllar e interrumpió la entrevista que hacía el anfitrión a José Rosas Aispuro Torres, advierten sus estrategas.

Luis Enrique Benítez, su coordinador de campaña, asegura que el desencuentro del pasado lunes le hizo perder dos o tres puntos -otros valúan el tongo entre 5 y 7 unidades, vaya usted a saber- pero el jefe de campaña, aunque está preocupado, mantiene el optimismo de que Esteban será el próximo gobernador.

La campaña -dice el vocero de Esteban, Héctor Manuel Partida- no se acaba con el episodio del lunes pasado en el noticiero de Canal 12. La agenda del aspirante priista sigue saturada, tan saturada que ya le dio vuelta a la página, olvidó el pasado y fijó, como ha sido la norma, su vista en el futuro, en lo que está por venir. No tiene punto de reposo prácticamente las 24 horas del día.

Obvio, una parte es para el descanso, pero la necesidad obliga a acostarse tarde y levantarse temprano. Esteban está durmiendo pocas horas en el día, pero la sola posibilidad de llegar a dirigir los destinos de la entidad le dan el plus para amanecer en el semidesierteo, recorrer calles en poblados y oscurecer en la montaña platicando directamente con los duranguenses para recoger la información de los problemas y carencias de primera mano, no triangulada.

No está facil, pero Esteban lo está haciendo, y lo seguirá haciendo por lo que le resta a la campaña, un par de semanas más.

—————————-

José Rosas Aispuro Torres, por su parte, ha dicho más de una vez que esto ya está resuelto a su favor, que los duranguenses tomaron ya la decisión y la llevarán a las urnas el primer domingo de junio.

Insiste en que ganará la elección con una diferencia de 15 puntos, poco más de lo que obtuvo en la elección pasada, precisamente para evitar que los “mapaches” puedan hacer su trabajo como hace seis años.

Asegura Aispuro Torres que para repetir el triunfo no ha sido fácil. Ha sido necesario ir contra la corriente. Subir muchas cuestas bastante pronunciadas y a veces imposibles, pero así son las campañas.

El candidato del PAN y el PRD sostiene que la aceptación a su propuesta de campaña le augura un nuevo triunfo que, para que sea respetado, se hace todo lo posible, y a veces hasta lo imposible, aunque, mientras más sea la diferencia en las urnas, más complicado será para que los de enfrente hagan el fraude.

—————————-

Durango, es nuestra percepción, está a unos días de decidir en las urnas quién debe ser el próximo gobernador, y aun sumando y restando desencuentros en la campaña, la pelea sigue cerrada entre Esteban Villegas y José Aispuro.

Los números de las encuestas, aun cuando tenemos nuestras reservas y no los usamos seguido, siguen marcando a Esteban como el probable ganador, aunque la cercanía con que ha traído siempre a Aispuro obliga a pensar que pudiera dar la sorpresa.

Los debates, sin discución, los ganó Esteban, pero… pudiese ser que en el “lunes negro” haya perdido lo que ganó en ambos encuentros, y todo por un arrebato de uno o unos de los principales estrategas del aspirante tricolor.

O séase que, si es como se cree, el error del Canal 12 nos costó poco más de 100 millones de pesos, y a Esteban tal vez le seguirá costando todavía por un tiempo.

Un arrebato inadmisible por el que en un momento dado pedimos que su autor diera un paso al frente y se despidiera. Sí, como no, se despide mangos, si no tiene nuestra vergüenza, pero en el fondo eso debió hacer en otro arranque de congruencia visto el resultado final.

—————————-

Siempre hemos pensado que la guerra de lodo o de mierda que utilizan los tácticos de las campañas aleja a los electores de las urnas, que no favorece a nadie, pero parece que mientras más lodo, más a gusto los pensadores.

Los clásicos decían que a más abstencionismo, más posibilidades de triunfo de los candidatos del PRI, pues nada más el tri tiene la fuerza para movilizar las estructuras intensas y extensas que obligan a sufragar a las masas el día de la elección.

Es el PRI una verdadera maquinaria productora de votos, decían, que trabaja no nada más durante los procesos electorales, sino que está actuante los 365 días del año. Está cerca de los electores siempre, por eso la gente vota por sus candidatos.

Es distinta la presencia de los demás partidos en el barrio, en la colonia, en el pueblo, en la ranchería, y muchas veces los votantes eligen a los priistas porque los conocen, porque los tienen identificados. Aunque en otros casos, votan también en contra precisamente por conocer la clase de trácalas que propuso su partido, y no me pidan nombres.

—————————-

También percibimos una fuerte corriente favorable a Manuel “Meño” Herrera para triunfar en la contienda del primer domingo de junio, igualmente cerrada, contra su primo José Ramón Enríquez.

Los clásicos nos hablaron mucho tiempo de una diferencia favorable a Joserra de hasta 15 puntos. Como es lógico, nunca le dimos crédito a ese supuesto, toda vez que los tales quince puntos los llevaba a cuestas el galeno desde antes de arrancar las campañas.

El caso es que Meño ha ido tejiendo fino, ha hecho una campaña de mucho respeto, de mucha seriedad, con propuestas y más propuestas, concebidas en su mayoría en base a lo que la gente le fue pidiendo durante las muchas reuniones de trabajo. Propuestas todas viables, alcanzables.

José Ramón, cómo negarlo, ha empujado también una campaña de mucho trabajo, de mucho contacto con los electores y también ha motivado a los votantes.

No tenemos ninguna encuesta sobre la disputa de la alcaldía capitalina, pero percibimos en la calle que puede ganar el priista, que le ha caído bien a los electores y que pudiesen elegirlo el primer domingo de junio, pero… Enríquez también ha sabido llegarle a los votantes y, sumando el respaldo de José Rosas Aispuro Tores, quién sabe qué pasará.

—————————-

Mientras avanzan los procesos electorales en trece entidades de la República, los mexicanos no terminan de lamentar que nuestros legisladores le hayan partido la madre a los débiles y justificados intentos por castigar a los políticos ladrones.

Un día, cuando las cámaras se enteraron de la aparición de la Iniciativa Ciudadana Ley 3 de 3, inventaron la “cuña”, o algo parecido en el Sistema Nacional Anticorrupción, el caso es que al final ni una ni otra cosa, como que nuestros políticos se sienten mejor en las reglas pasadas donde no se castiga a nadie y, por el contrario, se les tiene que pedir disculpas.

La regla actual, mucho hemos dicho, incluye un par de visajes y un jalón de orejas para castigar las ladronadas como las de muchos exgobernadores, o como los escandalosos casos de Fidel Herrera, Eugenio Hernández, Tomás Yarrington, Andrés Granier, Humberto Moreira, Rodrigo Medina y muchos que por ahora escapan a nuestro directorio de ladrones de México, que está bastante nutrido.

La Ley 3 de 3 considera la posibilidad de que cuando se sospeche de alguna ratería, de inmediato se actúe, se aclare si hay algún faltante, que se recupere de inmediato lo robado, que se detenga al ratero y se le refunde hasta el más feo de los calabozos y que se le exhiba en todos los medios posibles para escarmiento de los demás.

Ah, pos no, cómo que exhibir a los raterazos, y menos que se les obligue a regresar lo mal habido. Puesto que en muchos casos siguen la conocida y sobada conseja rateril: “Ah, no, lo caido a la buchaca ya tiene dueño, además de que es jale limpio”. Nada de regresar un quinto.

Quieren nuestros políticos que las cosas cambien para seguir igual o peor, que los rateros sigan robando, que no tengan llenadera, y que la sociedad permanezca igualmente apendejada, que nunca se le diga nada y mucho menos se le señale a los indecentes. Por eso metieron a la congeladora tanto a la Ley 3 de 3 como al Sistema Nacional Anticorrupción, aunque esta no es más que un pésimo intento de conseguir que las cosas sigan como están, y que en dado caso a los raterazos hasta se les pida disculpas cuando se sospeche que se enriquecieron de mantera bestial y que de alguna parte se hicieron de ese dinero para incumplirle a la sociedad.

—————————-

Ayer por la tarde se produjo un terrible accidente en el que murió un motociclista sobre la curva del bulevar Guadiana o frente al Parque Guadiana, pero… ya son muchos los percances fatales ocurridos en ese punto.

La curva es una parte absolutamente “ciega” en la que precede de una pendiente bastante pronunciada que empuja a automovilistas y motociclistas por igual a sumirle al acelerador.

Muchos que no conocen el lugar, y desde que empiezan a descender del punto frente al museo Bebeleche, pisan el acelerador y cuando llegan a la curva llevan ya una velocidad endemoniada.

También ocurrió ayer que, a pesar de que el accidente sucedió en pleno centro de la ciudad, el cadáver del infortunado motociclista estuvo tirado en el piso casi por tres horas, pues el fiscal que debió conocer del caso se tardó todo ese tiempo en llegar a ordenar el levantamiento de los restos humanos.

No quisiéramos saber qué ocurre cuando se produce un accidente fatal a 100 o más kilómetros de la ciudad capital, pero el de ayer se pasó de la tolerancia, pues ¿cómo es posible entender que no hubo un representante social que acudiera a terminar con aquél dantesco espectáculo?

—————————-

Nada, que la empresa que por años fue la Aerolínea Más Puntual del Mundo, Aeroméxico, ahora es la más impuntual de toda la galaxia, pero ganado ese lugar a pulso, con creces.

Sin exagerar, ahora no puede contar de algún vuelo que salga a tiempo y de que no hay frecuencia en la que no se pierda una maleta o la envíen a destino diferente al de su dueño.

Cuentan pasajeros frecuentes que Aeroméxico ha tomado una práctica que se está haciendo común en muchos de sus vuelos para hacerse de un dinero extra, venden más de una vez los asientos, para al final salir con que: “Si usted no tiene mucha prisa para llegar a Durango, le pagamos el hotel y las comidas para que se vaya mañana…”. Que eso es ya cosa de todos los días, especialmente en los vuelos nocturnos, pues es en los que registran una mayor afluencia de pasajeros, y la aerolínea, a pesar de que sabe que tendrá problemas, vende cuanto boleto le compren.

Los vuelos de México a Durango por la tarde y por la noche, hace años que no sale ni llega uno a tiempo, con los inconvenientes que ello implica, pues mucha gente ha de llegar en horas de la madrugada a su casa, y no se diga cuando es gente de Santiago Papasquiro, Tepehuanes u otros lugares distantes.

Mientras no se caiga un avión, todo puede resolverse, sí, pero… a punta de tanto yerro, un día de estos no quisiéramos narrar algo más lamentable.

Está corriendo una leyenda urbana en la que se asegura que en días pasados, un vuelo que debía aterrizar hacia la medianoche, no pudo tocar tierra en virtud de que el “controlador de vuelos” se durmió. Es un cuento que se cuenta mucho, que ojalá no haya sido real, pero se asegura que la nave tuvo que ir a Mazatlán a esperar mientras “despertaba” el tal controlador. Y que sí, despertó a las tres horas de que la nave debió aterrizar aquí.

—————————-

No le entendí al chiste que contó ayer la columnista de El Universal, Katia De Artigues, cuando sugirió: “Se confirma la llegada de gays a Los Pinos…”.

Una broma, claro, la de la quisquillosa comentadora capitalina, pero que confunde mucho a los lectores, pues eso de los gays en Los Pinos no es cosa nueva. Data de los tiempos de La Colonia, dirían los clásicos.

Y como no tenemos más información al respecto, sí marcaríamos que antes de aprobar eso del matrimonio igualitario, Enrique Peña Nieto debió consultarlo con los mexicanos. Es un tema que importa y mucho al grueso de los mexicanos, porque en sentido contrario, el grueso de la población puede echar abajo cualquier regla sobre el particular.

Además, cabría preguntar si esa disposición presidencial ¿incluye los desfiguros y espectáculos callejeros de parejitas disparejas? Porque de ser así, Peña Nieto se pasó por el arco del triunfo la voluntad de todos los mexicanos, y eso no se vale.

—————————-

El doctor Francisco Javier Solís Estupiñán sorprenderá de nuevo a la comunidad médica de Durango al presentar sus tres últimos libros sobre la materia. Uno el próximo martes, otro el viernes y el tercero el martes de la siguiente semana.

Uno es “El Perfil de los Médicos del Siglo XXI”, otro: “Transformando Adolescentes” y el tercero: “Para Vivir Sanos”. Los mostrará a la comunidad médica durante especial evento a realisarse en los pasillos del restaurante Galerías del Hotel Casa Blanca.

Las tres obras, dice el autor, están ya a la venta en Amazon, ahí se pueden adquirir de manera virtual, o físicamente los días de la presentación, de cuyos horarios habremos de abundar en los días venideros.

Solís Estupiñán, sobra decirlo, es una verdadera autoridad en la materia, reconocido por propios y extraños, lo que le da la calidad moral para abordar los diversos temas de la salud con atingencia y precisión.

Yo, de una vez se los digo, no me perdería ninguno de sus nuevos libros, pues ahí nos dice qué hacer para atacar cualquier problema de salud y acabarlo a la mayor brevedad, o cómo evitar que lleguen, que sería más importante.