Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

Foto: Foto: Bigstock

Todo se ha consumado, la traición de Morena a Durango se ha concretado al aprobar un presupuesto de 29,602.7 millones de pesos, casi tres mil millones menos que lo ejercido este año.

Nuestras legisladoras, de Morena, claro, no quisieron, no pudieron o no les dio su gana hacer nada por su estado. Se quedó finalmente la cifra propuesta por la Secretaría de Hacienda y ninguna de nuestras legisladoras pudo mover una coma.

La entidad sufrió durante el presente año en serio los estragos causados por las disminuciones federales, no obstante que en su pasada visita a Durango el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que la entidad recibiría los recursos como nunca.

El mismo senador petista Alejandro González Yáñez, en su cuenta de redes aseguró que la realidad es que AMLO le cumplirá y de sobra a Durango con 40 mil millones de pesos.

Sin embargo, la cifra no aparece en ningún documento como para creer que será cierto, a menos que sean recursos que se manejarán por debajo de la mesa.

Este, sobra decirlo, ha sido un año complicado para todo mundo, no se diga para funcionarios, empleados, trabajadores y proveedores del gobierno estatal, pero el que viene será peor.

La salida más próxima al problema será la contratación de más deuda, a lo que el gobernador José Aispuro siempre se ha negado. Se ha resistido a pedir algún préstamo para sacar adelante a la entidad, pero… ya no le queda de otra.

Es que, el mandatario se había propuesto no nada más abonar a la enorme deuda que recibió como herencia, sino tratar de saldarla, pero las circunstancias ya no se lo permitieron.

Y como no puede cerrar y regresarse a su casa, la administración tiene que seguir caminando a como dé lugar, y si ha de ser con más deuda, que se haga.

Armando del Castillo Franco lo dijo tantas veces que se llegó a acuñar como frase célebre: “Hágase lo que se deba, aunque se deba lo que se haga…”. ¡Así es..!!!

La gente refuerza su hipótesis de que Andrés Manuel López Obrador prefirió a los gobiernos morenistas antes que a los priistas y panistas, a los suyos les dio a manos llenas, y a los otro puro rollo.

O sea, los diputados morenistas se despacharon con la cuchara grande, a seis entidades gobernadas por Morena se les entregará el 68% de 318 mil millones de pesos, casi el 70% del presupuesto para los estados.

Mientras a los 22 estados gobernados por PRI y PAN, que son casi cuatro veces más que los morenistas, les entregarán apenas el 24%.

Y bueno, pues sí, así lo hicieron antes los gobiernos priistas y panistas, pero… por qué dar cabida a la venganza o de menos a que eso se piense de AMLO, no cabe en ningún supuesto.

López Obrador debió despojarse de los colores partidarios para hacer un reparto más justo de la riqueza. No debió permitir que los números finales se prestaran a jugarretas como, matemáticamente, quedan bajo sospecha.

El soñador Alejandro González Yáñez publicó por ahí un escrito en el que sugiere que ahora no habrá recursos para robárselos, que los beneficios a la gente le llegarán directamente.

Si lo dice Gonzalo quizá sea la forma de pensar del presidente López Obrador, que efectivamente lo ha dicho y lo ha repetido en muchas ocasiones que los beneficios al pueblo nunca llegaban completos, algo tiene de relación el dicho de uno y otro.

Y es cierto, mucho de los dineros que en papeles se destinaban a los fregados, a los campesinos y a los trabajadores, se “perdían” en el camino, donde se atravesaban coordinadores de esto, líderes de aquello y hasta legisladores.

Aunque Gonzalo es uno de esos que siempre se atravesó en el camino de esos dineros, con qué cara se viene a presentar como la pureza viva y como el hombre honesto que nunca ha sido.

Es decir, si AMLO pone a Gonzalo a repartir esos recursos, ya nos ingamos, por decirlo de alguna manera. Seguirá pasando lo mismo con los distintos programas, pondrán al coyote a cuidar las gallinas.

El Partido Revolucionario Institucional está por organizar una peregrinación al zócalo de la Ciudad de México para aplaudir que Presidencia de la República siga a ese nivel de desaciertos para pronto regresar a Palacio Nacional.

Nuestro principal promotor -dice Luis Enrique Benítez- se llama Andrés Manuel López Obrador, y rogamos para que siga incurriendo en fallas como esa de castigar a Durango como el “patito feo” de la República por errores no cometidos.

Así, con esos favores, más pronto de lo que supone la gente el tri regresará al poder, sin duda, repite el presidente tricolor.

No son los duranguenses culpables de que Morena no haya ganado nada, o casi nada, en la pasada elección. Fueron los principales miembros de ese partido los que le endilgaron la derrota.

Y nada tiene que ver con el desprecio marcado en los 29 mil 602.1 millones señalados para el próximo año, aunque parece. Lleva un importante tufo de venganza, como en señal de pago a los pocos votos que recogieron los morenistas en junio pasado.

Luego, Morena redujo sus expectativas a 1,081 millones de pesos, pues aseguró que esa cifra habrá de sumarse a los 29 mil, con los que hará un total de 30, 677 millones, que de ninguna manera se parece a los 40 mil millones que escandalosamente aseguró Gonzalo.

El que nunca tiene y llega a tener loco se puede volver, y nos tememos que eso es lo que ya le pasó a Gonzalo, que el dinero le ha botado la canica o le ha flojado un tornillo.

Ayer publicó en sus redes que Andrés Manuel López Obrador dispuso (en todo caso sería la Cámara de Diputados) un presupuesto de 40 mil millones de pesos para Durango, con el que le cumpliría a la entidad, y le habría de sobrar. Esa cifra no aparece en un solo papel oficial respecto de lo aprobado ayer por la madrugada por los diputados, por tanto, o mientras tanto, no es real. Es una locura.

Y no fue todo, publicó en redes un verso en el que se pone de tapete, o peor aun, le pide a AMLO que no sea gacho, que pase por encima de él, para poder morir a gusto.

Gonzalo se ha vuelto loco, quizá por el mucho dinero con el que de pronto se vio envuelto o por el poder que le garantiza ser el dueño de un partido político, pero… en serio, está desbarrando y feo en las últimas horas.

Está bien que lo haya salvado López Obrador de la hambruna que ya cargaba y que debe agradecérselo, pero no es para tanto, en serio, no da para tanto.

Luego, por si aquello fuera poca cosa, está llamando a la peregrinación petista que no es sino la gran fiesta de la hipocresía en la que Gonzalo se va de rodillas desde su Partenón allá por la salida a Parral hasta el Santuario de Guadalupe, a pesar de que medio mundo sabe de su fanatismo izquierdoso y su rechazo a las deidades terrenas.

Ya veo a los fans de Gonzalo ocupar toda la calle por donde caminarán enfadando a los automovilistas y molestando a más de cuatro con más de una arbitrariedad, aunque esos más de cuatro volverán a cobrársela algun día en las urnas.

Está por demás aclarado que Andrés Manuel López Obrador no siente ningún agradecimiento por el Instituto Nacional Electoral y que, si desaparece, mejor, para ya no gastar nada en ese estorbo, para él.

Quitarle dinero al ente electoral es atentar contra la democracia, o contra la nueva democracia que vivimos en México, puesto que si lo dejan sin dinero nomás no podrá seguir cargando la tarea electoral.

Es que en el Proyecto de Egresos de la Federación para 2020 la Cámara de Diputados habrá de quitarle poco más de 1,070 millones de pesos, que no es cualquier feriecilla.

Es el dinero que se requiere para las elecciones en varios estados, y si no hay dinero, pues no se podrán hacer los procesos electorales, y eso, es por sí solo lamentable.

Es que sin dinero el INE tendrá que dejar que la sociedad haga lo que guste con los procesos electorales y la justicia o la repartición justa de los votos se irá al cesto de la basura. Volverán los viejos tiempos de que cada quien se despache de acuerdo a sus pretensiones.

Se anunció por parte del Gobierno Municipal que este año, para la ya inminente llegada de la temporada navideña, no se instalará la tradicional pista de hielo en la Plaza IV Centenario debido a que “ya estaba muy vista” y era una actividad monótona e incluso aburrida para los duranguenses.

Sin embargo, según las malas lenguas, aseguran que José Ramón Enríquez y su séquito de saqueadores no dejaron ni un solo peso en las arcas del Ayuntamiento para los festejos navideños de este año. 

Como si se tratase de un mal chiste es verídico que la “alcancía” para los festejos navideños fue vaciada y no alcanzan para poner la pista de hielo, por lo que las autoridades anunciaron una villa navideña, que ojalá y cumpla las expectativas ya que los ciudadanos esperaban la pista que “El Grinch” o más bien “El Doc” de la Navidad se llevó. 

Numerosos son los reportes de robos a carros en centros comerciales de la capital, pues los cristalazos están a la orden del día. 

Usuarios de algunas tiendas al oriente de la capital han mencionado que pese a ser clientes y sufrir de robos en los estacionamientos la seguridad no se hace responsable de los delitos, incluso no cooperan con los videos de seguridad para agilizar la detección de los amantes de lo ajeno. 

Es por eso que se hace el llamado a las autoridades para que tanto policía como centros comerciales coadyuven a favor del ciudadano y no solo por sus propios intereses.

En la asunción del nuevo pastor de los católicos duranguenses, monseñor Faustino Armendariz Jiménez, renace la esperanza en nuestra santa madre iglesia de recobrar pronto la paz y la tranquilidad que se nos fue en el tiempo.

Siempre, en la llegada de un nuevo obispo, la esperanza de los fieles crece en la certeza de las buenas intenciones del nuevo guía espiritual. Su obra, encaminada a los designios de Dios, ha de traer paz y calma al pueblo.

Sin dejar de reconocer que, hace mucho, han fallando los hombres, aquellos hombres que deben interpretar cabalmente la Palabra de Dios, pero la Iglesia, sus postulados, ahí siguen, a la espera de una mejor interpretación.

Hagamos votos para que las intenciones de monseñor Armendáriz Jiménez se alcancen a cabalidad, que sus buenos oficios intercedan ante Dios, Nuestro Señor, y que nos ayude a tener una vida plena de confianza entre los unos y los otros.

¡Así sea..!!!

No sabemos qué acomedido prestó su avión para que trasladara a Durango al nuevo pastor, monseñor Faustino Armendáriz Jiménez, pero lo más probable es que haber utilizado esa nave resultó un desacierto.

El obispo es un hombre modesto, sencillo y de pueblo, dicen quienes le conocen. Es paisano de Luis Donaldo Colosio, también nació en Magadalena de Kino, Sonora, y allá la gente es por de más modesta, como él.

Empero, alguien tuvo la infausta ocurrencia de prestar su aeronave para que lo trajera a esta capital y, olvídense, no pareció a muchos que hubiese arribado en esa ostentosa nave.

No obstante, podemos creer que monseñor Faustino es un hombre extremadamente modesto, que mide su existencia por las calles que recorre a pie en busca de los descarriados. Es un peregrino callejero, para mejor entenderlo, nada que ver con la imagen que alguien quiso endilgarle de riquillo.

Lo dijo el mismo pastor al hacer su juramento de fe, que emprendería una tarea intensa de trabajo de calle, de a pie, no de avión, ¡no de jet..!!!

Está aceptada la renuncia de Juan Enrique Kato Rodríguez a la presidencia del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, pues el INE está ya buscando el sustituto.

Ayer trascendió que Kato Rodríguez tiene algunas dificultades de salud, y que por eso se va, pero… nadie lo cree, pues en el cargo realmente trabaja unos dos ratos durante el año (no tenemos elección en puerta) como para tener que dimitir.

Esto es, que si no renuncia, nadie se hubiera enterado de que “está malo”.

Más bien, su salida fue empujada por varios diputados que lo hacían responsable de algunos “pecadillos” del pasado proceso electoral, y hasta de la disposición de algunos dineros impropios.

Lo cierto es que Juan Enrique ya no está más al frente del IEPC, que pronto tendrá un nuevo inquilino, que por cierto ya está buscando el INE para si alguno de ustedes tiene las capacidades para entrarle a ese toro bufante.

Se queda, eso sí, flotando en el ambiente la realidad de su dimisión, pues sea la que sea, ha sorprendido a más de uno, a Kato Rodríguez se le miraba más que rozagante en cuestiones de salud y pocos le creen que esa sea la realidad.

No obstante que la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos tiene todo el apoyo del presidente López Obrador, o será por eso, está creciendo por el país el rechazo a su designación.

La señora Rosario Piedra Ibarra, “electa” la semana pasada en fraudulento proceso en el Senado de la República, ha sido rechazada por diversas entidades, especialmente panistas, a cualquier recomendación que haga la CNDH.

Y todo porque se descubrió que no obtuvo los votos suficientes para ganar, y el líder cameral, Ricardo Monreal, tuvo que hacerle al mago rellenando la urna con dos votos apócrifos, y todo mundo lo observó.

Además, se confirma que Rosario era miembro de Morena y más de una vez se había declarado “lopezobradorista”, por lo que los más suponen que es una mujer impedida para reclamarle al gobierno alguna violación, por eso no la quieren los gobernadores de los estados, a los que se les ha sumado la Barra Mexicana de Abogados pidiendo la renuncia de la señora Piedra.

Un año después de ganar el Festival de Cine Mexicano 2018 el duranguense David Rodríguez Estrada no se ha podido hacer del premio, pues “no hay dinero…”, dice Socorro Soto, la directora del Instituto de Cultura.

Y bueno, pues, sí es cierto, las oficinas estatales en su mayoría pasan por la calle de la amargura por las restricciones federales, pero… ojalá que nos aclaren ¿de dónde procede ese premio?

Es que ayer alguien decía que el premio fue aportado por el Instituto Mexicano de Cinematografía, pero la señora Soto asegura que eso es falso, que el premio es aportación estatal y el estado no está en condiciones de cumplir compromisos con nadie.

Aparte, dijo, al ganador del certamen no se le ha pagado porque quiere que se le deposite a una tercera persona que, no es posible. Ya le pedimos que abriera una cuenta bancaria, pero no lo hace y nosotros no podemos pagarle a nadie más.

%d bloggers like this: