Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

Una de las formas más efectivas para evitar el coronavirus, dicen los expertos, es lavarse las manos constantemente, por lo menos 20 segundos cada vez.  Evitar lugares concurridos y, si se tiene tos o esturnudos, hacerlo lo más lejos posible de los demás.

No saludar de mano o de abrazo, la amenaza del coronavirus obliga de nueva cuenta abstenernos de saludos efusivos, ese es otro de los medios de contagio más efectivos.

Los titulares del Sector Salud en Durango ofrecieron rueda de prensa ayer por la mañana para advertir que se están aplicando los protocolos que aconseja la Organización Mundial de la Salud, y ojalá sea cierto.

Nosotros, sin embargo, estuvimos en tres distintos aeropuerto internacionales del país en los últimos días y, no vimos absolutamente nada nuevo en materia de prevención.  En la mayoría de los casos, los sanitarios no tienen jabón para las manos. ¿Tendrán gel antibacterial?

Bueno, no tienen jabón ni los baños de muchos restaurantes citadinos, ¿cómo le hacen los clientes?  Claro, cada quien tendrá que cargar su propio jabón para poder cumplir con el protocolo.

El problema, desde luego, es mucho más complejo de lo que se cree y todos, o cada uno, tenemos que hacer por nuestro propio bien lo que sea necesario. Llevar consigo jabón o gel antibacterial para evitar cualquier posible contagio.

Además, si se tiene tos o estornudos, hay que toser o estornudar lo más lejos posible de la gente, a un metro de distancia, por lo menos.

Ojalá sea cierto que se están cumpliendo los protocolos de la OMS, decíamos, puesto que es recurrente la queja del personal de los distintos hospitales respecto a la carencia de mascarillas, guantes, equipo y otros.

Y si los nosocomios no tienen forma de proteger ni a su personal, que sería elemental para combatir cualquier brote, es de suponerse que tampoco podrán hacer mucho por la gente que está en riesgo de contraer la enfermedad.

La lógica aconseja que mientras se organizan las autoridades sanitarias, todos y cada uno de los mortales hagamos nuestros propios protocolos de seguridad para evitar el poderoso virus.

Lavandonos las manos de manera frecuente y por lo menos 20 segundos cada vez, evitando saludar de mano o con abrazo y tosiendo lo más alejado posible de la gente.  Un metro de distancia por lo menos.

Es de suponer que en los protocolos de la Organización Mundial de la Salud deben tener aclarada la capacidad en camas de los hospitales para el caso de un brote.

Empero, cosa de darnos una vuelta por los distintos hospitales, como ISSSTE e IMSS, para saber que están a reventar, que los pacientes que llegan de urgencia son “atendidos” en la misma área de urgencias, pero tratados casi casi como animales.

Y los “atienden” en urgencias en virtud de que la capacidad hospitalaria está rebasada hace muchos años y, para que se pueda ingresar a un enfermo, es menester que muera alguien rápido o de plano se vaya por alta voluntaria.

No quisieramos saber qué harán el IMSS o ISSSTE para hacerle frente a un brote inesperado, que de pronto le llegaran 10 enfermos con coronavirus.  Dónde habrán de atenderlos?

Sería más aceptable que nuestras autoridades sanitarias analizaran a profundidad los riesgos reales que penden sobre sus dependencias.  Solamente de esa forma estarían en posibilidades de hacerle frente a un mal momento, que ojalá no llegue nunca.

Con el reporte de los primeros casos de coronavirus confirmados en el país se encendieron las señales de alerta a nivel nacional por el riesgo que plantea la llegada del virus y con ello también la alarma entre la población en general, las autoridades del sector salud señalan que México y en nuestro caso en particular, Durango, están preparados para enfrentar esta situación, tanto en lo que se refiere a la prevención de la enfermedad que causa el COVID-19, hasta la atención a quienes den positivo a los resultados para detectar este padecimiento.

Aunque se trata de una situación que lleva a reflexionar acerca de estos preparativos para atender una situación que puede convertirse en una emergencia sanitaria, como ha sucedido en otros países del mundo, pues sin duda hay quienes le apuestan a la prevención y difunden de manera constante las recomendaciones encaminadas a evitar un contagio del virus citado, todas relacionadas con la higiene y algunos cambios en hábitos cotidianos, las cuales por cierto corresponden a sugerencias que lo mismo hacen los médicos en el consultorio, que las instituciones de salud en sus instalaciones.

Sin embargo, si se analiza el tema de la atención a personas que puedan tener esta enfermedad, hay mucho trabajo para hospitales, clínicas y centros de salud, primero porque los síntomas del virus son similares a otros padecimientos, y segundo, por la capacidad de respuesta que se puede tener, pues para empezar hay que recordar la saturación que se presenta en estas instituciones, donde una persona que llega con algún malestar debe esperar durante horas para ser consultada, lapso en el cual bien puede contagiar a todos los que se encuentran ahí, para luego llegar ante el médico y una vez que tenga el diagnóstico, iniciar el peregrinar para recibir el medicamento necesario.

Pues a pesar de las declaraciones constantes sobre los altos porcentajes de abasto en las instituciones del sector salud, la realidad que enfrentan tanto los derechohabientes del IMSS o ISSSTE, como quienes acuden a centros de salud y hospitales para población abierta, es muy parecida, pues con frecuencia no reciben todos los medicamentos que se les recetaron y si no urgen pueden dar vueltas por una o dos semanas a ver si ya se los dan en  las farmacias de las instituciones, o bien buscarlos en las farmacias locales.

Con este panorama que puede ser más complicado para las personas que tienen alguna enfermedad, ¿realmente se tiene la capacidad para dar atención a una epidemia, si para tratar un simple resfriado es más fácil acudir a los consultorios de las farmacias, que a las instituciones del sector salud?

Compras de pánico ya agotaron los cubrebocas y el gel antibacterial en la capital del estado, aun y cuando se les dijo una y mil veces a los durangueses que no se alarmaran, por una les entra y por otra les sale, así que ni tardos ni perezosos abarrotaron diversos comercios y agotaron estos productos.

Y es que así somos los mexicanos, nos dicen una cosa y por contreras hacemos otra, aunque esta vez no es para menos, pues este virus está causando pánico entre la gente debido al nivel de contagio.

Por el momento los que se quedaron sin cubrebocas y sin desinfectantes solo les queda esperar a que en Durango las instancias gubernamentales den más indicaciones y estar preparados por si hay que quedarse literalmente a piedra y lodo en las casas.

Trascendió como reguero de pólvora que en Durango, una persona que viajó recientemente a Italia, pudo contraer la enfermedad y, aunque está bajo sospecha, ya se encuentra en manos de la autoridad sanitaria.

Se halla estable a pesar de los resultados de laboratorio y se le están suministrando los medicamentos necesarios para evitar que la enfermedad avance, pero debe mantenerse en cuarentena.

La “cuarentena voluntaria” también sería otra de las formas de evitar el contagio.  Evitando lugares concurridos y eventos masivos donde pudiese hallarse alguien contaminado.

No estamos seguros de que la paranoia desatada en México y el mundo por la expansión del coronavirus no vaya a afectar el Paro Nacional denominado #UnDiaSinNosotras.  Más bien, tenemos nuestras dudas.

El programa para el día 9 de marzo, segundo lunes del mes, se mantiene como al principio y cada vez con un mayor respaldo de las mujeres en el país, de manera que es previsible que será un evento único.

Salvo algunas quejas, quizá justificadas, en términos generales la iniciativa privada ha externado su respaldo total a la gran concentración.

Nosotros, en Contacto hoy, estamos igual.  Ese día no habrá labores, aunque nuestra cobertura informativa se sostendrá al costo que sea.  No tendremos la aportación femenina, pero los varones que quedamos trataremos de hacer su chamba.  No pasa, ni pasará nada…¡

Nada más nos queda la duda respecto a la gran concentración en la ciudad de México que, en otros términos, pudiese resultar igualmente peligrosa para las asistentes por el riesgo de contagio en sus desplazamientos y concentración.

Alfonso Ramírez Cuellar, el nuevo presidente de Morena, está o estuvo esta mañana en Durango y advirtió que su partido gobernará la entidad a partir de 2022 con Margarita Valdez o Gonzalo.

Una de dos, Ramírez Cuellar vino nada más a regresar cumplidos a los senadores petistas, o no supo de lo que habló, puesto que a nivel local, Morena está muy alejado del triunfo.

Y no es ese el problema, el problema es que al Movimiento de Regeneración Nacional, Yeidckol Polevnski le trajo un alacranero que, en el conjunto, prefieren devorarse entre ellos antes que permitir que sobresalga alguno.

Lo hemos visto en los últimos procesos electorales, donde se ganaron apenas dos alcaldías de 39 en disputa, pero a pesar de la tragedia, nadie ha salido a reconocer que entre todos se hicieron el “hara kiri” para evitar que destacara alguno.

Ramírez Cuellar necesita primero poner orden en las aspiraciones de los grupos de ex priistas, sobre todo, como para empezar a pensar en alguna victoria, y no se diga en la gubernatura, que no es cosa del otro mundo, pero para Morena sí que está en cuesta arriba.

Finalmente el cabildo entregó presidencias de comisiones a los rijosos y faltistas regidores del PT, Ivonne Barbosa y Primitivo Ríos, con lo que se pudiera pensar que ya no la harán de tos, pero…nos tememos que ahora gritarán más fuerte.

El problema de Ivonne y Toño no es el trato que reciban o dejen de recibir en el cabildo capitalino, sino las pretenciones de su jefe Gonzalo, que de pronto apareció en la escena como el próximo salvador de Durango.

Es decir, es la próxima salvación de nuestro estado, y muy posiblemente las multitudes lo forcen a que sea el próximo candidato a la gubernatura.  O de qué otra forma podrá alzarse como el salvador nuestro? Como si no lo conocieramos….¡

Es decir, los regidores faltones seguirán dando la nota en el cabildo con su ausencia o con sus escándalos.  Las presidencias de comisiones que les entregaron ayer no servirán de mucho para tenerlos ordenados. Lo verán…¡

La Unidad de Inteligencia Financiera pudiese tener razón respecto a la detención de Rosario Robles, pero…por qué nada más ella, si en el espectro político hay decenas o cientos de rateros empezando por EPN?

Es que el propio titular del área, Santiago Nieto Castillo, ha informado más de una vez que hay elementos para fincar responsabilidades a Enrique Peña Nieto, al tiempo que otros aseguran que fue el más grande ladrón que ha pasado por el gobierno de México en toda la historia.

Y luego, como para advertirle que no mire para allá, el presidente Andrés Manuel López Obrador subrayó que no hará ninguna demanda contra Enrique Peña Nieto.  O sea, lo santificó antes que lo investigaran, y eso, por donde le busque, es mentir y traicionar sus propios conceptos de campaña.

Entonces, la pregunta cobra más fuerza:  ¿Por qué nada más contra Rosario Robles?

No es nada agradable lo que le pasa seguido tanto a Felipe Calderón como Vicente Fox.  Es frecuente el reclamo de los mexicanos a ambos ex mandatarios panistas por los yerros cometidos en su mandato.

Fox de manera constante se queja de los altercados que tiene que enfrentar en los aviones cuando alguien lo descubre a bordo, pero no es sensato en entender que todo es la cosecha de lo que sembró.

En días pasados incluso culpó a Andrés Manuel López Obrador de lo que les llegue a suceder en esa clase de conflictos.

El caso es que ahora, un mexicano se encontró a bordo de un vuelo de Lufthansa a Felipe Calderón y, le reclamó todo lo que calló por años, y sobre todo por haberle permitido manos libres a Genaro García Luna.

“Me gustaría mucho verlo en la cárcel, y que explique por qué tanta desgracia en su desgobierno…”, le dijo el desconocido.

Felipillo se quejó de que alguien lo hubiese agredido así, pero…es quizá el karma puntual a tanta sangre derramada por su infausta ocurrencia de declararle la “guerra” al crimen organizado, además de que en la realidad nunca lo respaldaron los mexicanos con su voto.

Por cierto, los investigadores gringos han hallado toda una red de complicidades encabezada por García Luna en la que particiban decenas o cientos de funcionarios federales en aquel gobierno de pesadilla y, todos los caminos conducen hacia FECAL, ¿qué lamentable…?

Nunca nos equivocamos cuando reconocimos al presidente Andrés Manuel López Obrador el haber autorizado que desembarcaran los más de seis mil pasajeros del crucero de MSC Meraviglia.

Muchos países han reconocido el gesto humanitario de nuestro mandatario al autorizar el desembarque, luego que se lo prohibieron en Jamaica e Islas Caimán por sospechas de que un pasajero venía infectado con el coronavirus.

López Obrador reaccionó de acuerdo a la lógica, pero sobre todo a la generosidad de permitirle descender a tanta gente que al menos en aquellos países fueron tratados como leprosos o cosa peor.

Si alguien de los pasajeros viene enfermo, por el contrario, en vez de rechazarlo, hay que permitirle que baje para que lo puedan atender, de lo contrario morirá y sin el auxilio médico, pero junto con él muchos más de los pasajeros estarían en riesgo de contagio, dijo AMLO.

Algo que, no cabía en las autoridades sanitarias tanto de Jamaica como de Islas Caimán y de otros países hacia donde la empresa naviera empezó a pedir oportunidad de descender luego de muchos días de viaje en altamar.

O sea, otra buena dentro de las malas, para nuestro mandatario.

Pedro Rocha y Sida, un símbolo sobresaliente del periodismo del último siglo, murió ayer aquejado por penosa enfermedad y sus restos ya descansan en algún templo de esta capital.

Pedro fue trabajador de EL SOL DE DURANGO  los últimos 65 años.  Apenas el 31 de enero se había pensionado.

Fue reportero y  jefe de información en el matutino citadino, donde coincidimos con él por al menos 25 años, laborados bajo su liderazgo y enseñanza.

Nunca tendremos para pagar lo que hizo Rocha y Sida por nosotros en el diario capitalino, donde de simples aprendices nos llevó hasta cubrir por años la fuente informativa más importante del matutino.

Pedro Rocha y Sida, el esposo de la manzanita, Gloria, como gustaba mucho identificarse, ya descansa a la diestra del señor, por lo que de nuevo enviamos nuestro más sentido mensaje de aliento a ella, a sus hijos Sergio, Arturo y Pedro, y a todos los que le sobreviven, esperando que pronto encuentren alivio en la cristiana resignación.

%d bloggers like this: