“Siete días de Grilla”

siete-dias-de-griilla

La alternancia en Durango está a la vuelta de la esquina, a unas 100 horas, cuando mucho, mismo tiempo que le queda a los ladrones, si es que los hubo, para que pasen a reportarse.

Sobra recordar que todas y cada una de las indecencias que se hayan perpetrado, si es que se cometieron, habrán de aclararse con puntos y comas. Se conocerán con lujo de detalles, que no le quede la menor duda a nadie.

Entonces, cuando se aclaren las cosas, las sospechas habrán de convertirse en diversos delitos de carácter penal que necesariamente tendrán que pagarse con cárcel.

Por eso, se vuelve a pedir, de manera mucho muy respetuosa: Si alguien se llevó algo, por equivocación, por confusión o por alguna circunstancia involuntaria, puede pasar a reconocerlo y a regresarlo, claro.

El doctor Aispuro Torres se comprometió con los duranguenses desde la campaña a revisar bien el manejo de los dineros públicos, y si encuentra alguna indecencia, habrá de obligarlos a que los regresen, sin detrimento de la acción penal correspondiente.

Empero, si alguien tiene algo qué declarar, y puede hacerlo en el transcurso de las próximas cien horas, que lo haga, que se apure y, aunque parezca broma, se hará lo posible para atenuar el castigo.

———————————

Tiene el gobernador electo José Rosas Aispuro Torres la información detallada sobre los dineros que se han recibido de la Federación, será cosa de cotejar, comparar, sumar y restar para saber cuánto se gastó y cuánto se robaron, si es que se robaron algo.

La destrucción de pruebas, de documentos y de testigos comprometedores, no incidirá en el grueso de la información, puesto que el dato preciso de lo que se recibió está ya sobre el escritorio del próximo gobernador.

Además, por si aquello fuera poca cosa, el gobierno electo ha contratado un despacho de talla mundial para que revise peso por peso los dineros que entraron y los que salieron, y sobre los que salieron, por qué salieron y hacia dónde salieron.

La precisión con que se revisarán las cuentas nada tiene que ver con la aparición del gobernador electo con el gobernador saliente. Es parte del acuerdo original de una transición suave, tersa y ordenada.

Otra cosa, muy distinta, será que empiece a salir la podredumbre. Se actuará con la energía que sea necesario y si hay responsabilidad en alguien, tendrá que hacerle frente.

———————————

Es de añadirle a la síntesis semanal el enrarecimiento de las relaciones entre los gobiernos entrante y saliente, puesto que en casos muy puntuales la oficina saliente no ha entregado nada de la información importante.

La que más ha regateado la información a los entrantes es la Secretaría de Finanzas, después de la Secretaría de Obras Públicas en el Estado, de la Secretaría de Salud y otras con importante manejo de recursos federales.

Finanzas informó antier que el monto de la deuda es de 6,452 millones de pesos, más un pasivo de 2,521 millones de pesos, pero no consideró ni los PIPS, ni la deuda a contratistas y proveedores que en conjunto hablan de mucho más que esa cifra.

No es gratuito que algunos creen que en la realidad la deuda anda cerca de los 18 mil millones de pesos, pero… extrañamente se percibe un marcado empeño en manejar cifras menores con quién sabe qué propósitos.

Ahora, si es deuda, ¿por qué no se reconoce? Nada más que se explique en qué se empleó y asunto resuelto, pero es ahí donde está el problema, no hay el soporte suficiente como para aclarar cómo se contrajo el adeudo y dónde se aplicó el recurso.

———————————

Ayer comentó Chicotito que en la Secretaría de Desarrollo Social en el Estado suceden cosas un poco extrañas en las que se “esfumó” el dinero de varios programas, sobre todo uno por 106 millones de pesos del que nadie sabe nada.

Explicó el columnista que el paquete de 106 millones se recibió para apoyos a diversos sectores jodidos de la población, pero… como por arte de magia el dinero “desapareció” de forma por demás misteriosa.

La cuestión es que, así como ese voluminoso paquete de billetes se “extravió”, se repartieron muchos millones de pesos entre líderes sociales y de colonias, cuando eran dineros etiquetados para ayudas de los fregados de los diversos puntos de la entidad, no para unos cuantos privilegiados.

Otros dineros -dice la columna- se repartían de manera por demás sospechosa y generosa entre personajes pertenecientes a distintos sectores priistas, entre los que iban una “iguala” puntual de 50 mil pesos para un personaje “cetemista”, y otras partidas de 20 mil, 25 mil, 30 mil o 35 mil a diversos líderes.

Es cierto, ese procedimiento y esos “cochupos” han existido toda la vida. Es el pago de facturas del gobierno a sus activistas políticos en tierra, pero…pues esto, por lo pronto, se acabó, y el próximo gobierno no tiene por qué tolerar esos saqueos bestiales históricos por razones partidarias.

———————————

También comentó en días pasados la columna Chicotito que la Dirección de Pensiones está quebrada, que no tiene un peso para hacer frente a sus obligaciones.

Dijo que el principal sorprendido con esa realidad económica de Pensiones fue el doctor José Rosas Aispuro Torres, pues él asegura que cuando dejó la oficina tenía un fondo de miles de millones de pesos.

La quiebra de Pensiones es por sí sola sorprendente, puesto que es una entidad que tiene asegurado su ingreso y que bajo ninguna circunstancia debía estar en las condiciones lastimeras en que se halla.

“Es mucho dinero para que alguien se lo haya robado o para que lo haya dilapidado en caprichos…”, también dijo Aispuro.

O sea que, la oficina es otra de las que pronto empezarán a revisar con lupa para aclarar cómo es que cayó en la bancarrota o dónde perdió el enorme poderío económico que tuvo en otro tiempo, o por lo menos el recurso que tenía cuando la dirigió el próximo gobernador.

———————————

Las viejas instalaciones de la feria son patrimonio de los duranguenses, sin duda, pero… no se sabe quién ni cuándo las vendió al constructor consentido de Vicente Fox, Cosme Mares.

Nadie tenía duda sobre la propiedad de esos codiciados terrenos en los que se asientan el estadio de beisbol “Francisco Villa, el de softbol Carita Medina, el Lienzo Charro y otras obras de por el rumbo, hasta que en días pasados llegaron varias cuadrillas de trabajadores a derribarlos.

¿Y quién los manda o por qué hacen eso? Preguntaba la gente, hasta que salió el peine: Alguien dispuso de esos terrenos, los vendió al tal constructor Mares, que ya tenía todo preparado para empezar a construir un gran complejo comercial “para darle plusvalía a la zona”.

Apareció uno de los herederos de la familia López Yañez pidiendo explicaciones sobre la tal venta, puesto que según pláticas de la familia, esos terrenos fueron donados hacia mediados del siglo pasado por las familias López Yáñez y De la Peña al pueblo de Durango.

O sea que, para no darle muchas vueltas al espinoso asunto: Los terrenos son de los duranguenses, no del gobierno, o por lo menos no para enajenación.

Suponen quienes de esas cosas saben que en la venta de las viejas instalaciones de la feria se cometió un gran latrocinio contra los duranguenses.

———————————

Todo salía a pedir de boca para Cosme Mares, pues la “propiedad” cada vez se afianzaba más en el Registro Público de la Propiedad, hasta esta semana que llegó el alcalde José Ramón Enríquez y clausuró los trabajos que para limpiar el terreno y empezar la gran construcción.

Enríquez lo dijo a los cuatro vientos: Las viejas instalaciones de la feria son patrimonio de los duranguenses y nadie, por muy poderoso que sea, podrá venir a agandallarnos.

Enríquez estaba buscando un pretexto para alzarse como el héroe que nunca hemos tenido, y para empezar ya se envolvió en esa bandera, ahora para que lo paren va a estar en chino.

Y tiene razón Joserra, Cosme Mares es un hombre muy poderoso en México tras los enormes favores recibidos del botudo Fox. Tiene mucho dinero y mucho poder, de modo que lo menos que se puede esperar es su pronta reacción.

Mares tiene un gran problema que deberá resolverle quien le tomó los 20 o 30 millones de pesos que le agarró por la sospechosista venta, dineros que, por cierto, tampoco nadie sabe hacia dónde fueron a parar, cosa similar a la que ocurrió en la enajenación de los terrenos del viejo DIF donde ahora opera el precioso Hampton Inn.

Cosme, seguramente mostrará escrituras y demás constancias de su “propiedad”, pero… el pero de siempre, el dinero respectivo, en el supuesto, no entró a ninguna caja registradora del gobierno estatal, por tanto, son documentos apócrifos, independientemente de que el dinero haya existido y haya ido a parar a alguna cuenta bancaria particular, que es lo más probable.

———————————

No es malo que Luis Enrique Benítez pida resultados ya a la nueva administración municipal, es una obligación edilicia de mejorar los servicios públicos a la voz de ya, pero en el tesón se advierten más ganas de chingar al vecino que de otra cosa.

Además de que el municipio que encabeza el doctor José Ramón Enríquez empezó a dar resultados a la hora siguiente de tomar posesión, al arrancar el más ambicioso programa de bacheo que se haya aplicado en Durango.

Todavía no se resuelve el problema de los baches, pero se ha avanzado mucho para taparlos en el menor tiempo posible, y se ha logrado en unas cuantas horas, ¿qué más resultados quieren?

Priistas como Benítez hacen responsable al gobierno de José Ramón Enríquez, sin reconocer que es la más triste y desagradable herencia del propio PRI, que debieron ser los gobiernos priistas los más indicados para tapar esos hoyos y no el gobierno entrante, aunque el entrante tampoco le sacó a la responsabilidad y se echó el compromiso de taparlos pronto.

———————————

No pocos se fueron con la finta creyendo que la salida de Luis Videgaray de la Secretaría de Hacienda es el “castigo” por haber invitado a Donald Trump a visitar México. La realidad es que se va de candidato del PRI al Estado de México.

Algunos analistas aún piensan que la salida del extitular de Hacienda es consecuencia a la infausta ocurrencia de traer al “pelos de elote”, cuando es un infeliz que nos ha tratado siempre con la punta del zapato.

Cree y dice que todos los mexicanos somos criminales y violadores, que no debemos ir más a su país y mucho menos vivir entre ellos.

Insiste en que hará su muro para evitar que entre alguien más a su país, pero el problema no está en el muro, sino que de pronto se aferró a que lo construyamos y lo paguemos los mexicanos.

Y si no aceptamos -dice Trump- su gobierno habrá de incautar o quedarse con los dineros que mandan nuestros paisanos de aquel lado de la frontera, que de ahí se pagará el susodicho muro.

Total que, Luis Videgaray sigue tan colado como siempre con el presidente Enrique Peña Nieto y no se va “castigado”, sino más bien “premiado” con la candidatura del EDOMEX, ¿cómo la ven?

———————————

La cosa es que, si gana Trump, malo, y si pierde, también malo, pues su contraria Hillary Clinton fue la primera encabronada con la visita del güerejo oxigenado, y aunque no nos amenazó, tampoco nos felicitó por la repudiada visita.

Esa es la consecuencia primera de la enorme equivocación de haber invitado al candidato republicano, pues no corrieron las atenciones por parejo a los dos aspirantes a la presidencia más importante del mundo.

Alguien preguntó a Peña Nieto por qué no habían traído antes a Hillary, y por ahí alguien salió a defenderlo al asegurar que sí se le había invitado, pero que no había confirmado.

La verdad no es así, no la habían invitado, trataron de invitarla hasta que se supo de la venida del terrorista Trump. Ya fue invitada más por compromiso que por cortesía. Así lo entendió ella y terminó mandándolos por un tubo, de modo que si llega a ganar la esposa de Bill, malo, nos la cobrará también.