“Siete días de Grilla”

México era un país medianamente seguro hasta la infeliz ocurrencia de Felipe Calderón de declarar la guerra al crimen organizado. Procreó la época más violenta de la historia que, no termina, pero todo, viene de allá.

Nadie en su sano juicio puede suponer, y mucho menos sostener, que los muertos que lleva el país en el tiempo de Andrés Manuel López Obrador son producto de sus equivocaciones.

El que lo diga está mintiendo, y a pesar del encontronazo que tuvieron ayer AMLO y el periodista Jorge Ramos, tenemos que revisar causas y orígenes de los tres mil o cuatro mil muertos violentos de este gobierno.

Los pocos días que lleva esta administración de ninguna manera pueden identificarlo con los pocos o los muchos muertos registrados, pero los pocos o muchos ocurridos, deben sumarse a los fallecidos en los anteriores gobiernos, entonces nacieron las causas, sin duda.

Trasciende hoy que el país tiene perdidos a unos 26 mil mexicanos, hombres y mujeres de todas las edades. La más grande infamia que pueda existir en México.

Y lo más lamentable, que muchos de esos seres humanos “extraviados” no se localizan por el poco interés de las autoridades por ubicarlos, dado que a su muerte poco o nadie se interesó en identificarlos y muchas veces fueron a parar a la fosa común, o el hoyo común, del que nadie puede informar nada.

Tras los fallecimientos los servicios forenses durmieron el sueño de los justos. Se concretaron a reportar a las víctimas como “no identificados”. Los abandonaron a su suerte y, cuando sus familiares los buscaron, no los hallaron porque no hay dato alguno que precise de quién se trató el cadáver.

Triste y lamentable el fin de más de 26 mil mexicanos, muchos duranguenses entre ellos, que por indiferencia o irrespobsabilidad de las autoridades forenses, se les perdió toda huella y, con el paso del tiempo, la descomposición de los cuerpos ha hecho la otra parte para que nadie pueda identificarlos.

Jorge Salum del Palacio puede ser el próximo alcalde del municipio de Durango. Las circunstancias lo marcan como el mejor libra por libra, o gramo por gramo.

La circunstancia que obra en torno a la candidatura del PAN-PRD precisa que es el más serio, el más honesto, el más trabajador y quizá el único que no podrá ser acusado de “chapulín” o ratero.

Ante los ojos de los más, el único que pudiese darle pelea a Salum es Alejandro González Yáñez, y eso suponiendo que se le concede la candidatura común por Morena, PT y Verde. El conjunto de tres partidos pudiese darle la fuerza para pelearla a Jorge.

Sin embargo, y a medida que avanzan los días, la disputa al interior de Morena se asemeja y mucho al ahorcado, que cada vez le aprieta otro poquito a la cuerda. Tanto que, de la fuerza aplastante con que terminó en la pasada elección, no queda nada, pero aún pudiese pelearla a Salum. Ya fue alcalde Gonzalo y traerá todo el dinero petista y morenista para la campaña.

Si las cosas fallaran a favor de Otniel García, se sacará la rifa del tigre. Irá en solitario por Morena y cargando con todo el desprestigio que envuelve el malogrado proceso selectivo, además de los pecadillos propios sobre los que tendría que explicarle a los electores.

Si no llega Gonzalo, el beneficiado sería José Ramón Enríquez. El alcalde con licencia vería subir un poquito los bonos, pero un poquito. No precisamente le alcanzaría para meterse a la pelea.

Si la jauría del primor frena en el TRIFE a Gonzalo, la pelea por el segundo lugar de la contienda se cerraría entre Joserra, Yáñez y Joaquín Gardezábal, y mientras, Salum tendría tiempo precioso para alejarse lo suficiente hasta asegurar la victoria. ¡Así de fácil…!!!

José Ramón Enríquez pidió licencia a la alcaldía porque la presión estaba subiendo de tono. No es que de pronto le haya salido lo generoso. Las cosas no pintaban bien para el alcalde por la ventaja económica que les llevaba a todos.

Ya con licencia el edil capitalino se emparejan un poquito las cosas electorales para los cinco o más candidatos a la jefatura edilicia, y a querer y no, Joserra termina perdiendo en ese arranque justiciero.

Aunque las suposiciones están para el análisis, pues de pronto aparecieron decenas o cientos de panorámicos a favor de José Ramón, y pues… habrá que investigar de dónde se pagaron, pues nada nos dice que no son recursos municipales, podía gastarlos gracias a la ley.

Es de aclarar que desde antes de que renunciara José Ramón a los dineros municipales ya estaba en tercer lugar de la competencia, a espera de lo que haga Gonzalo, pero no pocos lo veían peleando ese tercero a La Guadaña.

Aun disponiendo del recurso municipal Enríquez estába fuera del podio. Sus encuentros y desencuentros en el municipio, suyos y de sus principales personeros, hace tiempo lo tenían alejado de la ruta de la victoria.

Hubo quienes incluso le aconsejaron que no buscara la reelección de no ser por el PAN o por Morena, por eso le hizo mucho la lucha a esos partidos, pero… los tales encuentros y desencuentros lo desforzaron sobremanera a la hora que buscó la estafeta en ambos partidos.

Joserra va por Movimiento Ciudadano, que de caminar todo por la senda que se ha propuesto, quizá le asegure los 37 mil votos de la elección pasada.

Requiere de unos 150 mil votos para alcanzar el triunfo, y con esos 37 mil no se le augura cosa buena. Por eso varios analistas le sugirieron que se olvidara de la reelección, que se fuera al Senado de la República para continuar su proyecto 2022, pero no los escuchó, se tiró al ruedo y quién sabe cómo le vaya.

Tiene muchas lumbres prendidas el alcalde con licencia, y se teme que el día de la elección se las cobren una por una.

Pudiera emprender una sobada de espaldas multitudinaria, lo que sería una “sobada fest” como para disculparse por los agravios, pero… le queda muy poco tiempo como para limar asperezas.

Arturo Yáñez, mejor conocido en los barrios bajos del PRI como La Guadaña, arrancó campaña el miércoles pasado con una concurrencia de aceptable hacia arriba, pero… ¿como para ganar? Claro que no.

Tanto Arturo como su manager Luis Enrique Benítez han dicho más de una vez que: “El PRI va a recuperar la alcaldía de Durango…”.

Algo, obvio, absolutamente improbable, en virtud del quebradero que dejó el tricolor en sus 90 años de desgobierno. Se vale soñar, sí, pero… soñar en silencio, no en escándalo.

Saltan a la palestra, sí con igualdad de condiciones para ir a las urnas, pero… para remontar el descrédito por el que pasa el tri tienen que pasar de menos unos 50 elefantes por el ojo de una aguja.

Es bueno que participe el PRI, desde luego, abona a la credibilidad de nuestro sistema político, pero… una mentira por más que se cuente, sigue siendo mentira.

La realidad política del interior del estado nos dice que algunos de los aspirantes a la alcaldía por el PRI son buenos, queridos y seguidos por el pueblo, y pueden ganar, pero no todos, y no en esta capital. ¡Seamos serios…!!!

Tras las múltiples denuncias que se han generado por el mal estado de las banquetas en la capital del estado, al Ayuntamiento de Durango se le ocurrió la increíble idea, con eso de que todo lleva el nombre de “fest” y para estar en sintonía, se realizara el “festival de la banqueta”.

Esto no sería una mala idea si se hubiera decidido de manera seria atender este gran problema de años el cual padece la ciudad, sin embargo, parece que se hizo al vapor, solo para poder decir que se hace algo al respecto.

En la Dirección de Desarrollo Urbano dieron a conocer el súper presupuesto que se utilizará para este programa, que será nada más y nada menos que de cien mil pesos, dinero que siendo honestos no alcanza ni para el mejoramiento de una sola cuadra, pues con este recurso planean rehabilitar cordones completos de cerca de 60 calles de la capital más 10 mil metros cuadrados en otras zonas. Así que con esto ni para empezar…

Ya que hablamos de polémica, la compra de la jirafa por parte del Ayuntamiento se canceló de último momento, esto porque se realizó una encuesta ciudadana en la que se preguntaba si se quería tener una jirafa en el “bioparque”, al saber las personas de la capital el costo de la misma, de mas del millón de pesos, decidieron que no era necesario gastar semejante cantidad en un animal que en un futuro pudiera enfermar y otra bronca y gasto para curarla, en el peor de los casos que muera y ni el dineral que se le metió.

Sin embargo, la cuestión es recaudar dinero y la venta de los boletos para la rifa se siguió dando, obligando a los trabajadores a vender los números voluntariamente a fuerzas y de la manera que fuera.

Esto da motivo a la sospecha, pues es inminente que lo que se busca es la recaudación de fondos y aunque han mencionado que será para seguir mejorando las instalaciones del zoológico, hay quienes afirman que será para otras cosas, pues se da la coincidencia de que empezaron las campañas políticas y obviamente para ganar se necesitan muchas razones de pesos.

“Se da el caso de quienes ocupan magistraturas en el Poder Judicial, que nunca han laborado en algún juzgado, e incluso, los hay que ni siquiera han litigado…”.

Sobre el particular habla el notario Jesús Alberto Zavala Ramos, quien sí está identificado en el foro duranguense. Es hombre de leyes, para decirlo rápido, por tanto sí que ha de saber de quiénes son esos casos atípicos.

No, hombre, no nos hagamos. Lo que dice Zavala Ramos ha sido el pan nuestro de todos los días, gobiernos van, gobiernos vienen y siempre es la misma .endejada, que siempre alcanzan los primeros puestos los más influyentes, los que hicieron más favores, etc…

Y los buenos abogados, los que conocen de justicias e injusticias, los que saben de las arbitrariedades que todos los días se cometen en distintos tribunales, como el de conciliación, ahí siguen enterrando el cuerno, bebiendo sabiduría y guardándosela para la eternidad.

Y ahí le paramos, porque dijo Lorenzo de Monteclaro: Hay muchos allá arriba que se sienten ofendidos.

No andan bien las cosas de seguridad en la capital si los ajustes de cuentas o cobro de facturas siguen dándose a plena luz del día y en uno de los bulevares más transitados de la ciudad. Algo no funciona.

Durango está considerado entre los tres estados con más seguridad, particularmente en esta capital, y a ese pesar ese incidente de antier no encaja en ningún supuesto.

Los criminales, lo confirmamos el jueves, no le temen a nada ni a nadie. Cumplen su encargo a la hora que sea, en el lugar que sea y sin importar quién pueda verlos, la policía de los tres niveles de gobierno, las boms; chicos, grandes, hombres o mujeres.

Hace tiempo no se registraban este tipo de crimenes en la ciudad. Son materia de lo que ocurre en toda la República, cierto, pero esos sucesos lamentables hacía tiempo no se daban en nuestra capital.

Ojalá que el del jueves haya sido un “caso aislado”, que no sea adelanto de algo que viene, pues Durango ya puso su cuota de sangre a la descomposición nacional y no tiene por qué seguir aportando a esa lamentable cadena perversa en el país.

Sea como termine la disputa de la candidatura de Morena, la verdad es que quien lleva todas las de perder se llama Armando Navarro. No es el delegado del partido en Durango, es un delegado “patito”. No tiene personalidad para alegar nada.

La impugnación emprendida por el señor Navarro ante el TRIFE, aunque parece legal, no tiene soporte jurídico. El señor no tiene la fuerza legal para protestar nada.

Abona y mucho al descrédito en que de pronto se vio inmerso el Movimiento de Regeneración Nacional. No queda nada, o si acaso por ahí algun despistado, de los muchos duranguenses que votaron parejo por Morena y sus aliados en la pasada elección.

Tanto el señor Navarro como sus seguidores han preferido ver a Jorge Salum del Palacio encumbrarse en la disputa de la alcaldía de Durango que permitir que Alejandro González Yáñez sea el abanderado morenista.

Es que, salvo prueba en contrario, es Gonzalo el prospecto de Morena con más posibilidades de triunfo en la próxima elección, pero con la lucha encarnizada para evitarlo han mermado el poderío morenista con que suponían los más llegaría al primer domingo de junio.

El presidente del tribunal local electoral Javier Mier Mier lo precisó en días pasados: Armando Navarro no tiene personalidad, no representa a Morena. Yeidckol Polevnki es la responsable de Morena para todos sus efectos, ella propone la candidatura común y se pisotearon los derechos fundamentales tanto de Gonzalo como de los demás aspirantes a las candidaturas comunes en los 39 municipios.

Christian Salazar, el dirigente obrero del Movimiento de Regeneración Nacional, le puso el cascabel al gato el miercoles pasado al afirmar que la Junta de conciliación y arbitraje es un gran nido de corrupción.

Explicó así el hijo del extinto Juan Salazar la podredumbre en que “se imparte justicia laboral” en nuestra entidad.

Pidió la remoción inmediata de la presidenta Marcela Quiñones, y aunque no abundó en datos, aseguró que es la principal cómplice de las bribonadas jurídicas que ahí se producen un día sí y otro también.

Sugirió Christian que alguien “se eche un clavado” a los distintos asuntos “resueltos” por el tribunal laboral local en los últimos años para que se entere de la clase de porquería justiciera que ahí se reparte al mejor postor.

Encontrará, dijo Salazar, en muchos de los juicios a los mismos “trabajadores”, a los mismos abogados y a las mismas autoridades, por tanto, es lógico que los fallos se parecen, sospechosamente, señal de que “trabajadores”, abogados y funcionarios están asociados de forma desvergonzada y nadie hace nada, o nadie puede hacer nada para impedirlo, pero las pruebas obran en autos, no hay que ir muy lejos por la respuesta, lo sorprendente es que ni el gobernador José Aispuro, ni su secretario Adrián Alanís y mucho menos la presidenta de la junta hacen nada para evitarlo.

Vicente Fox y Felipe Calderón son dos de los más enfermizos enemigos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Le tiran un día sí y otro también, y aun así AMLO les repuso la seguridad militar.

La semana pasada Fox se quejó publicamente de que un comando armado intentó ingresar a su rancho, ahora convertido en centro de convenciones y salón de fiestas, y el jefe de la nación ordenó la reinstalación de la seguridad militar, a pesar de que se aseguró que el mentado comando eran guardias de seguridad de una boda que se realizó en el mismo rancho.

El mismo Fox agradeció al “Señor Presidente haber reaccionado de inmediato para mi protección y de mi familia…”, pero… ¿cómo carajos entenderlo?

Además, salvo prueba en contrario, tanto Fox como Calderón fueron de los más grandes ladrones que ha tenido Presidencia de la República, cómo carajos regresarles la inmerecida seguridad, o ¿en qué estaba pensando el señor Presidente…? Que paguen con lo que se robaron lo que quieran de seguridad, es lo justo.

Si las cámaras gritaron a los cuatro vientos que en la nueva legislatura se terminaban los viajes de placer y de turismo para diputados y senadores, ¿cómo entender que Samuel García ha dado la vuelta por el mundo con patrocinio legislativo?

El otro día se publicó que García viajó recientemente a Qatar con patrocinio de la Cámara de Senadores, pero el ofendido legislador viajero aclaró que: “La cámara nada más me pagó el viaje…”.

En qué quedamos pues, ¿se acabaron las comisiones de turismo y placer, o siguen operando con el dinero de todos los mexicanos?

Claro que seguirán operando esas oprobiosas comisiones que parecen barril sin aro, pues no tienen llenadera, dado que nuestros legisladores son muy viajeros, o se les dan mucho los viajes, pues son con dineros de todos los mexicanos, y pues así ¿quién carajos no? Hasta el que escribe se dejaría querer recorriendo el mundo sin preocupación.

Escándalo grande dejó la serie inicial de la Liga Mexicana entre Generales y Sultanes, pues aseguran los vecinos del estadio Francisco Villa que a pesar de que perdieron los locales el festejo se extendió hasta bien entrado el siguiente día.

Nada qué ver respecto al orden en la venta de embriagantes que acostumbran en estadios tanto beisboleros como futboleros de otras partes del mundo, en los que se suspende la venta de cerveza en determinada entrada o hacia mitad del segundo tiempo en casos de la patada.

El miercoles, un día después del primer partido, tanto aficionados como autoridades diversas andaban imparables por la mexicana alegría que consumieron durante más de 12 horas.

El resumen policial del primer partido es “en blanco”, no hubo incidentes qué lamentar, pero… no faltaron los borrachazos y no menos incidentes violentos menores, que no pasaron a mayores, pero… fue un milagro, pues dicen vecinos y hasta aficionados que los borrachos hasta chocaban entre ellos camino al baño o a los lonches.