Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

No teníamos idea de quién carajos es Chumel Torres hasta esta mañana que vimos una de sus parodias. Es un irreverente, irrespetuoso, hocicón y desbozalado que, sin embargo, tiene derecho a expresarse con libertad.

A qué viene el cuento de Chumel, pues a nada que, el muchacho alcanzó fama, comida y bebida en la Ciudad de México (como acepta él mismo) en muy poco tiempo con varios programas de comedia proyectados por la televisión abierta, por cable y por redes.

El problema es que en días pasados Chumel tuvo la infausta ocurrencia de hablar mal del hijo del presidente Andrés Manuel López Obrador y, pues se acabó. Empezaron a cancelarle programas.

Él asegura que fue la esposa del jefe de la nación la que influyó para que cancelaran, pero la señora Beatriz Gutiérrez se dice inocente (se pasaría de tonta si acepta algo) y que nada tuvo que ver en las cancelaciones.

La cuestión es que el famoso Chumel hoy amaneció como agua para chocolate y mentándole la madre a todo lo que se mueve, advirtiendo que… aunque lo echen de algunas audiciones, encontrará otras plataformas para seguir comunicándose con la gente.

“Estará cabrón para que me callen…”, dice el alocado y conocido youtuber que, de entrada, vio en las últimas horas incrementarse sus números de seguidores por muchos miles de personas que no tiene ni Obama.

No termina uno de entender a las “benditas redes sociales” dado que el martes, una vez conocido el mal repentino del alcalde Jorge Salum, por lo que hubo de ser llevado a la Ciudad de México, no pocos hasta desearon su muerte.

El jefe de la comuna, contra lo que pudiera pensarse, primero que todo, que alcalde, que político o que panista, es un ser humano que merece nuestras mejores intenciones.

Su muerte, desde luego que no beneficia a nadie, absolutamente a nadie, como para leer los mensajes absurdos que estuvieron vomitando más de uno.

Una ambulancia aérea vino por él y lo trasladó a la Ciudad de México gracias a un seguro de vida y de gastos médicos que ha pagado desde hace muchos años, pues aun así hubo quienes se quejaron por el uso del avión. Creyeron que lo pagaría el Municipio.

O sea que, para no buscarle, ha de ser mejor el silencio en respuesta a esas negras intenciones, que ha dispensado la oficina de prensa del Municipio. Ahí que cada quien saque sus conclusiones y lleve el tema hasta donde su piedad le dicte.

¡Bien hecho..!

En contrasentido preguntaríamos ¿a quién se le ocurrió llevar el kiosko multipago de Paseo Durango a Distrito Hampton?

Si alguien quiso hacerle la barba al alcalde, en serio, pasó a perjudicarlo y de fea manera, pues estamos seguros que semejante barrabasada jamás se le ocurriría al jefe de la comuna, por ahora fuera de combate.

Y se verán cosas mucho peores, dice la Sagrada Biblia, pues ayer hubo graduaciones virtuales en casi todas las escuelas particulares de la ciudad y, más que alegrías, generaron tristeza, impotencia y desesperación.

Sin duda, otro de los efectos de la pandemia por el coronavirus que nadie, o muy pocos, sospecharon que ocurriría para el fin del ciclo escolar.

Ayer, lo nunca visto, las ceremonias se realizaron vía Zoom o por otras plataformas que, por un lado, nos hablan de la modernidad y de los avances en la tecnología, pero por el otro nos advierten de lo que está por venir.

No en balde expertos han pronosticado una serie de cambios radicales o extremos en nuestras vidas para lo sucesivo, para lo que viene, y pues… muchos de esos cambios ya los tenemos aquí.

Aparte, infinidad de aspectos ahora desconocidos o ignorados por la humanidad se irán conociendo poco a poco y a la larga tendremos que irlos adoptando a nuestra vida diaria. Nadie puede pronosticar cómo será nuestro comportamiento en los días venideros.

Hay que esperar a ver cómo termina la pandemia, sobre todo esperar a ver quién o quiénes alcanzan a brincarla, porque… para empezar, los pronósticos siguen siendo negros respecto de la letalidad del virus y pues, absurdo sería suponer que ya estamos del otro lado.

La Organización Mundial de la Salud advirtió ayer que en virtud del levantamiento de la emergencia el pasado 1 de junio se temen reacciones insospechadas tanto en el número de contagios como en el de fallecimientos.

Justo lo que marcamos en nuestros comentarios, México y Durango de ninguna manera estaban en condiciones de reintegrarse a la actividad productiva. Todavía ni siquiera se termina la curva más peligrosa de los contagios y distintas tareas están ya normalizadas.

Se trata de una equivocación importante que no hicieron respetar las autoridades sanitarias, y sobre todo por la disparidad de opiniones en el país. El Gobierno Federal como parte de sus ocurrencias se ha dedicado a negar la existencia del mal y los gobiernos de los estados a trabajar a marchas forzadas para contrarrestar los efectos en los hospitales.

Sobra decir que México, junto con los Estados Unidos y Brasil, apuntan para convertirse en los países con más muertos en el mundo, coincidentemente las tres naciones tienen a los presidentes más irresponsables del orbe, que hasta ahora se han empeñado en negar el virus.

Y la gente, visto lo que dice su presidente, ahí está reintegrándose a la productividad sin las más mínimas medidas de precaución que a su vez han generado una alocada carrera de contagios y fallecimientos que parece no tener fin.

No hace mucho la gente todavía buscaba el consuelo personal en la pregunta: “usted sabe del nombre o dirección de un enfermo o muerto por coronavirus…”. La respuesta casi siempre fue en sentido negativo y así reaccionaba el preguntador.

“Ya ven, les digo que tiene razón nuestro presidente López Obrador, que el coronavirus es un invento de los reaccionarios para distraer al mundo de sus principales problemas…”.

Ahora, por mala suerte, la lumbre ya le ha llegado a los aparejos a más de cuatro. Los efectos de la pandemia poco a poco han ido alcanzando a las distintas familias y, por eso, de pronto ya nadie preguntó si conocía a alguien con coronavirus.

Ayer, en Durango se registró un nuevo récord en el número de fallecimientos con 11, cuyas víctimas provenían prácticamente de los distintos municipios de la entidad, lo que nos habla de que la enfermedad está haciendo estragos en todos los niveles sociales, con lo que se confirma la mentira del gobernador de Puebla Miguel Barbosa, quien al principio de la emergencia gritó a los cuatro vientos que el Covid era para los ricos, que los pobres estaban blindados contra ese mal.

La BBC de Londres, uno de los medios de comunicación más influyentes y mejor informados en el mundo, divulgó ayer la especie de que hasta ayer habían muerto 440 mil personas por Covid, pero hay sospechas de que la cifra es mayor.

Es que, precisamente durante los fallecimientos por coronavirus, han muerto otras 130 mil personas en el mundo bajo condiciones sospechosas, es decir, que pudieron fallecer también por la pandemia.

Es que -dice la BBC- los problemas que tienen México y muchos otro países para contabilizar bien a sus muertos son los mismos en todas partes, dado que infinidad de fallecimientos se han dado en casa de personas que no han podido ser diagnosticadas de manera oportuna.

Eso por una parte, pero por la otra, la posibilidad de que los gobiernos hayan ocultado mucho de sus cifras letales para no ser tan criticados en sus sistemas de salud.

Y al final, no es el subrayado de la BBC lo prepocupante, sino que las autoridades sanitarias no tienen plan alguno para impedir el crecimiento geométrico de las consecuencias y, por lo mismo, no saben ni qué hacer para contener la mortandad.

Es que, mientras las autoridades no hayan levantado más pruebas entre la población, se privaron de los datos importantes de los contagios y, por ende, de fallecimientos. Y pensar en hacer algo ahora, a mitad de la pandemia, ya no tiene caso.

Mientras, la Organización Mundial de la Salud precisa que el repunte del Covid en China es “extremadamente grave”, para que vayámonos confesando, si no hay otra cosa a la mano.

Está bien que el IEPC haya sancioando o esté en vías de sancionar a #LordSinHuevos” José Antonio Ochoa, para que tanto Toño como sus compañeros legisladores aprendan a respetar a la mujer, cualquiera que sea su circunstancia.

El problema es que es precisamente la Legislatura en el estado la instancia que debe sancionar al deshuevado diputado y no el IEPC, quizá por eso tiene razón Ochoa Rodríguez en impugnar la sanción que le está por imponer.

Los que saben de Derecho creen que es un exceso del organo electoral erigirse en cuerpo sancionador. La instancia, según el librito, es precisamente el Congreso del Estado, pero en este caso daría cabida a la venganza, al cobro de viejas facturas políticas, ahí el inconveniente.

O sea, es bueno que le pongan un hasta aquí al diputado panista, para que sirva de escarmiento a los demás a la hora de las discusiones en los tendidos legislativos y aprendan a respetar a la mujer, pero… el problema está en ver quién será el guapo que se atreva a castigarlo…

La Universidad Juárez ocupa ya el lugar 36 entre las primeras 100 de México, y eso sin tener clases y soportando aun el ejército de maestros incumplidos que lleva a cuestas.

La semana pasada se informó que la UJED había remontado un montón de lugares para ubicarse en el 36 del ranking nacional, posición inmejorable, sobre todo después de la década tormentosa de la que acaba de salir la casa de estudios.

No preguntaremos la serie de dudas que asaltan a muchos universitarios, especialmente de cómo la UJED logró mejorar en tiempos de inactividad, sin haber hecho nada para sacudirse a los “catedráticos hoevones”.

Ahora que las oficinas de Obras Públicas y de Turismo del Municipio están trabajando para promover el ecoturismo en los alrededores de Navíos, sería bueno preguntar cuándo darán una manita de gato al camino Otinapa-El Soldado.

Sí, nos referimos a la carretera de 6 kilómetros que conecta a la súper Durango-Mazatlán con la libre al puerto, dado que gracias al abandono, el tránsito y la lluvia han cavado verdaderos cráteres profundos que un día de estos habrán de causar un desaguisado mayor.

Hay hoyos hasta de medio metro de profundidad y dos o tres metros de extensión.

Muchos automovilistas que conocen la zona saben de esas trampas viales y van a vuelta de rueda para evitar una sorpresa, pero… quienes no conocen y lo caminan por la noche, chica les viene con las descomposturas a que se exponen, el riesgo que corren de chocar contra alguien que vaya también sorteando hoyancos.

Ojalá que, ahora que Obras Públicas y Turismo están viendo formas de beneficiar la región, hagan algo por ese camino, muy socorrido por cierto, para quienes no pretenden usar la súper, pero… los orillan a exponerse a algo grave.

Diego Fernández de Cevallos vuelve a poner el dedo en la llaga al hablar sobre la elección de 1994 que “ganó” Ernesto Zedillo y puntualiza: “A mí no me ganó Zedillo, me ganaron Televisa, Pronasol y Carlos Salinas de Gortari…”.

Un rápido recuento de lo que pasó en 1994 nos indica que en la elección presidencial que eligió a Zedillo, estaban compitiendo también Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Fernández de Cevallos.

Se hizo un debate entre los tres y gracias a lo hablantín y escurridizo del “Jefe Ciego” (así le dicen a Diego) terminado el encuentro se alzó como el gran triunfador. Sus bonos se fueron a las nubes y apuntaba a un triunfo por demás holgado.

No acepta Diego que de forma por demás sorpresiva de pronto abandonó la campaña. Se escondió o lo escondieron, no volvió a aparecer más justo cuando se requería asegundar ante la opinión pública para enfilar al triunfo en las urnas.

Anoche, vimos un video donde Diego explica por qué se alejó, se escondió o lo escondieron, porque dejó abierta también esa posibilidad, de que lo hayan “escondido”.

Explica que para rescatar a Zedillo el gobierno metió todo su dinero, contrató a más y los mejores asesores y le hizo respaldar a los distintos medios de comunicación afines al PRI, empezando por Televisa, que era uno de los soldados más fieles al PRI.

No le creemos a Diego. Pensamos que alguien le llegó al precio, que se vendió y se alejó de la campaña precisamente para permitir que ganara Ernesto Zedillo, como ocurrió, unos meses después de que Carlos Salinas de Gortari mandara matar a Luis Donaldo Colosio.

%d bloggers like this: